La situación en las carreteras de la provincia vuelve a la normalidad después de las inundaciones producidas la noche del pasado domingo. La Diputación ha informado de la apertura al tráfico en las carreteras SG-V-2312, de Arevallillo de Cega a Rebollo, y SG-V-2331, de Pajares de Pedraza a Rebollo. Además y a primera hora de esta mañana se ha reabierto la SG-V-3131 entre Marugán y Abades, que permanecía cortada por la crecida del río Moros a la altura del puente de Allas.

Solo una vía de la red provincial se encuentra cortada al tráfico, la SG-V-3312 entre Garcillán y Carbonero de Ahusín, que la Diputación se vió obligada a cerrar anoche ante el crecimiento de caudal que había experimentado el río Eresma. No obstante, se prevé que esta vía pueda ser abierta en las próximas horas una vez descienda la cantidad de agua que lleva el Eresma.