Publicidad

San Frutos se reencuentra con miles de segovianos

Publicidad

Continúa conmoviendo que, a pesar del frío, del cansancio de una jornada de trabajo, o más bien -en los tiempos que corren- de búsqueda de empleo y malas noticias, sigan siendo cientos los fieles y curiosos que se acercan como cada año a la puerta de la Catedral de Segovia para contemplar el milagro del Paso de la Hoja de San Frutos. La lluvia caída por la tarde dio tregua a la cita celebrada minutos antes una de las festividades grandes de Segovia y las temperaturas agradables distaron de las del año anterior situándose en torno a los 14ºC.

Este 2012, como no podía ser menos, el patrón de Segovia hizo que por unos segundos los asistentes revivieran la leyenda que reza que cuando el santo eremita pase la última hoja del libro que porta, el mundo se acabará. El final, el mismo que se repite cada año, continúa consiguiendo que los asistentes, contengan el aliento y rompan en aplausos al finalizar el breve acto. Y como es de esperar, siempre a grito de ¡Viva San Frutos!.

Publicidad

“En la noche que precede el día del Santo Patrón acontece gran milagro entre canción y canción” y precisamente fue entre el sonido de la dulzaina y el tamboril, cuando dio comienzo al paso de la Hoja, este año ilustrada por el artista Rafael Estaire.

Cumplido ‘el milagro’, en la Plaza Mayor las largas colas que comenzaban desde el mismo Teatro Juan Bravo hasta la puerta del Ayuntamiento de Segovia, aguardaban las típicas sopas de ajo para calmar la fría noche segoviana. Alrededor de 2500 raciones -unos 6.000 liros- de esta comida tradicional llevada a cabo por la Asociación de Cocineros de Segovia, se han repartido al precio de un euro cuya recaudación irá destinada AMREF, ong que centra sus esfuerzos en países africanos.

La música estuvo presente en todo momento, tanto antes como después del paso de la hoja. Desde las 21:45 horas, el Nuevo Mester de Juglaría ofreció un concierto en la Plaza Mayor que precedió al tradicional sonido de la Escuela de Dulzaina de Segovia, que fue la encargada de conducir al público hasta la puerta del santo en la Catedral. Además, las Sopas de Santo estuvieron acompañadas por la música de La Banda del Búho, que junto al frío de la noche segoviana, hicieron que los congregados no dejaran de bailar.

Además, el presidente de Amigos de la Ceca, Glenn Murray, volvió a acuñar monedas solidarias en la cuarta ‘Acuñación Benéfica Anual en honor a San Frutos’, que este año donará su recaudación a la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), sumándose a los más de 1550 euros recaudados otros años para entidades como Cáritas o Apadefim.

Reparto de las sopas de ajo/R.Blanco

Publicidad

No hay comentarios

DEJA UNA RESPUESTA