La Plataforma ORVE (Ofician de Registro Virtual de Entidades) facilitará la consecución de la definitiva “Administración sin papeles”. La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha sido la encargada de presentar en Segovia, a diferentes representantes de administraciones locales una herramienta que permite un registro interconectado electrónico de todas las instituciones públicas que, como recordó, evitará desplazamientos y envíos postales, reducirá el tiempo de remisión de un documento “de 16 días de media en España a 16 segundos” y, sin embargo, aseguró que “en absoluto” supondrá recortes de empleo público.

Zamora y Segovia lideran de momento la progresiva adhesión al sistema, si bien todavía está dando sus primeros pasos en ese sentido, de ahí precisamente la visita de la consejera a todas las capitales de la Comunidad. En el caso de la provincia segoviana, 43 ayuntamientos, “aparte de la Diputación”, ya se han incorporado a la red virtual de oficinas que de alguna manera representa la antesala de ORVE, puesto que es un paso previo imprescindible para dar validez a los trámites electrónicos.

Además, tal y como precisaron fuentes de la Consejería a la Agencia Ical, los consistorios de Samboal, Nava de la Asunción, El Espinar y Fuentidueña ya están completamente adheridos a la plataforma, y los de Vallelado y Fresno de Cantespino, en trámites. “Son todo ventajas”, incidió Del Olmo, que recordó que en el caso de la Junta, por ejemplo, que ya ha adaptado sus oficinas generales, supone un ahorro anual de unos 800.000 euros.

“Cada administración que se adhiere se ahorra una cuantía importante, aunque sólo sea por no tener que almacenar papel, hacer fotocopias, envíos postales o mandar a alguien con los papeles, y el ciudadano, aparte de tiempo y dinero, tiene la ventaja de poder consultar su expediente en cualquier momento”, explicó. “Por tanto, comodidad, rapidez y ahorro para el ciudadano, y para la Administración lo mismo, prestamos un mejor servicio” cuya implantación es gratuita y sólo requiere del uso de un ordenador, internet y un escáner.

El funcionamiento de la herramienta es muy sencillo: el escrito que entrega el usuario se escanea y la copia electrónica resultante se envía telemáticamente, en ese mismo momento, a la institución que corresponda. Se trata de un proceso con plena validez jurídica porque cuenta con la seguridad que aporta la firma digital, y además permite devolver los documentos originales a la persona que los registra.

La implantación de la Oficina Virtual de Registro también tiene relevantes ventajas para la Administración. La primera es que el Gobierno, la Junta y las entidades provinciales y locales pueden usar la aplicación para comunicarse entre sí, lo que trae aparejada la unificación de los procedimientos y una gran celeridad. Junto a esto, implica eliminar el papel de las oficinas –y con ello la necesidad de custodiar y almacenar un volumen elevado de documentos–, además de minimizar los costes de mensajería y transporte.

La tecnología ORVE ha sido desarrollada por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, que la cede gratis a las autonomías que se lo demandan. Castilla y León ha sido una de las primeras en contar con este servicio, que estará en funcionamiento de forma inmediata en 22 de los 235 registros que dependen de la Junta, si bien el objetivo es que llegue a todos en los próximos meses.

En paralelo, su implantación se extenderá a los municipios, comarcas y consorcios de la Red de Oficinas Integradas de Atención al Ciudadano que así lo soliciten. Hay que recordar que este grupo reúne a las 267 entidades locales donde ya se puede entregar documentación en papel para otras administraciones para su envío por la vía ordinaria.

Foto: La Consejera de Hacienda Pilar del Olmo conversa con el Presidente de la Diputación Francisco Vázquez (izquierda)/Ical