Rodrigo González Martín tomó posesión este lunes como nuevo defensor del Ciudadano de la ciudad de Segovia en un acto celebrado en el antiguo Salón de Plenos del Ayuntamiento que fue presidido por la alcaldesa, Clara Luquero, quien recordó que mantiene su confianza “en esta noble figura”, institución que puso en funcionamiento el consistorio en octubre de 2003.

Durante su discurso, según informa ICAL, la regidora recordó que el Defensor del Ciudadano no sustituye a los tribunales ordinarios, sino que es un instrumento “extraordinario, auxiliar, para resolver de forma ágil y menos formalista los conflictos surgidos entre gobernantes y gobernados”. “Por eso, tiene funciones de enlace y colaboración, de intermediación, entre la administración municipal y los ciudadanos”, dijo.

En su alocución durante el acto, Luquero comentó que González Martín, que será el tercer defensor del Ciudadano en estos doce años, “ejercerá un papel de órgano que resuelva las quejas presentadas ante la administración pública”. Al respecto, reiteró que es un instrumento “observador de las anomalías burocráticas; mediador de conflictos, prestando un servicio de asesoramiento, información, atención y ayuda a los ciudadanos en sus relaciones con la administración municipal y el resto de las organizaciones y entidades dependientes de la misma”.

Asimismo, se trata de una institución “independiente y autónoma” que, en ningún caso, supone una “duplicidad con otras figuras de defensa de los intereses ciudadanos”. Es una figura que “sí que sirve para algo, que realiza una labor fundamental tendiendo puentes para que los ayuntamientos sean realmente la administración más cercana”.

Por último, recordó que el Defensor del Ciudadano no está sujeto a mandato imperativo alguno y no recibirá instrucciones de ninguna autoridad, desempeñando sus funciones con total autonomía y según su criterio.

“Más allá de la concepción de ciudadanía como conjunto de derechos y deberes detentados por el individuo miembro de una comunidad, ciudadanía implica preocupación por y participación en los asuntos que afectan a la vida de la ciudad. Y en este sentido sé, querido Rodrigo, que tu compromiso con la sociedad en la que vives inspirará una labor de estímulo a la participación activa, una labor de siembra de ciudadanía que nos hará avanzar hacia la plenitud democrática que nos ayudará a mejorar nuestra gestión diaria”, se dirigió al nuevo Defensor.