El Ayuntamiento de Segovia ha colocado una placa en la plaza de Día Sanz en la que se recuerda que está prohibido subirse al Acueducto.  Como anunció la alcaldesa, Clara Luquero, se trata de una medida de carácter preventivo para evitar que turistas o segovianos suban a los arcos más bajos del monumento situados en esta plaza.
Además, en la placa se indica la existencia de La Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León que protege, entre otros, al Acueducto de Segovia y considera un delito cualquier daño que se le pueda ocasionar.
Una segunda placa, de mayor tamaño, pero el mismo mensaje “Prohibido subir al Acueducto” y en los tres idiomas, castellano, inglés y francés, se situará enfrente, sobre un mástil, abarcando así todo el área de influencia.
Foto: La concejala de patrimonio Claudia de Santos durante la colocación de la placa