Publicidad

El ‘Programa Víctor Barrio’ arranca para enseñar la tauromaquia a los más pequeños

Actividades, talleres y un curso de aficionado práctico infantil son algunas de las iniciativas que alberga este programa para acercar la tauromaquia a los más pequeños.

Publicidad

La Fundación Toro de Lidia presentó hoy en Madrid el ‘Programa Víctor Barrio’, un proyecto de formación para la promoción y enseñanza de la tauromaquia a los más pequeños. La idea fue del propio matador, fallecido el pasado 9 de julio de 2016 en Teruel, que según su mujer siempre tenía la idea de llevar el toreo a los más pequeños, convencido de que “la tauromaquia, más que defenderla, hay que enseñarla”.

De hecho, es esa la filosofía que ha llevado a la esposa, Raquel Sanz, a completar la obra de su marido con este proyecto que llevará el nombre del matador. “Vamos a enseñar qué es el toreo a los niños” y luego serán ellos los que decidan si les gusta o no.

Publicidad

La Fundación Toro de Lidia considera que “el sector ha de dejar de creer que la Fiesta se defiende sola, y actuar acercándola a quienes no la conocen”. “El mundo del toro posee una serie de valores muy útiles para la sociedad y una riqueza cultural que no deben perderse”, por lo que la apuesta por este proyecto simboliza la idea que Víctor Barrio tenía sobre la tauromaquia y que sentía que enseñar a los niños “era el camino”.

En un acto emotivo, en el que hubo algunos reencuentros tras la muerte del torero, Raquel Sanz explicó que recopiló las notas que su marido guardaba en el móvil “porque era un torero del siglo XXI”, que hablaban de ese acercamiento a los más pequeños por medio de actividades. De hecho, recordó el partido benéfico que organizó en Sepúlveda para poder regalar a todos los niños de la localidad un capote en la cabalgata de Reyes.

Sanz estuvo acompañada en la presentación por el torero Enrique Ponce, que fue uno de los primeros que se puso a disposición de la viuda para ayudar económicamente al proyecto donando la recaudación de su actuación en la feria de Cantalejo (Segovia). Aquel fue el germen que permitió que esta idea creciera, y a la que se sumaron también David Mora en el mismo festejo. Alberto López Simón, amigo de Barrio, hizo lo propio con la corrida de Colmenar Viejo (Madrid), y ya a finales del año pasado, la Asociación Toro Mundial de Guadalajara se ofreció para donar los beneficios de su gala anual.

“Que este programa lleve el nombre de Víctor Barrio hará que sea eterno”, dijo Enrique Ponce, y recordó que Barrio “pagó un precio muy alto”. “Aquella tarde nos recordó a todos que el toreo es de verdad, que no es un juego, y que se muere de verdad”, añadió.

También el empresario Victorino Martín compartió la presentación del Programa como nuevo patrono de la Fundación Toro de Lidia, cuya labor justificó ante los “ataques gratuitos que estábamos sufriendo” y la “falta de humanidad” dirigida hacia la familia de Víctor Barrio tras su muerte.

Proyecto

El proyecto busca acercar a los más pequeños “una parte de la cultura de este país”, por lo que llegar a los niño a través de las ferias taurinas será uno de los objetivos. Así, se ha diseñado un “curso de aficionado práctico” que se desarrollará en la mañana del mismo día del festejo taurino. De este modo los niños aprenderán qué es ser torero y enseñará “qué lleva al torero a amar al toro bravo y a dar su vida por el arte de la tauromaquia”. Se apoyarán en guiñoles que guiarán a los pequeños por el mundo del toreo y habrá teatros de títeres.

También habrá talleres en los que los niños podrán fabricar sus muletas y banderillas con las que luego pondrán en práctica lo aprendido en los talleres teóricos. Recibirán un diploma acreditativo de que han superado el curso con éxito.

Raquel Sanz avanzó que pedirá ayuda a los empresarios de las plazas para que reserven un “palco infantil Víctor Barrio” para que ocho de estos niños disfruten del festejo de la tarde acompañados por toreros que les irán explicando la faena.

Entre las ideas recogidas por Sanz, se encuentra igualmente la de repartir a los niños a la entrada al festejo láminas y lápices para colorear motivos taurinos, que podrán ser remitidos a la Fundación Toro de Lidia para participar en distintos sorteos. “Por supuesto con la merienda tras el tercer toro” señaló entre risas Sanz, “para mantener todas las tradiciones”.

La mujer de Víctor Barrio avanzó que será en la segunda quincena de julio cuando se inaugure este programa en alguno de los festejos de la geografía nacional

Publicidad