Una buena iniciativa, con buenas intenciones pero que aún no acaba de despegar. Así es cómo podríamos definir el servicio de préstamo público de bicicletas del que disfrutamos en Segovia y que recibe el original nombre de ‘Segovia de BICIo’.   Este sistema acaba de cerrar hace apenas unos días la temporada, ya que en Segovia se ha concebido como un transporte exclusivamente veraniego (a pesar de que otras ciudades como Burgos o Bilbao, con climas no precisamente tropicales, los tienen en funcionamiento todo el año) y desde Segoviaudaz.es creemos que es un buen momento para analizar todos los pros y contras, las luces y las sombras, de este servicio público del que se pueden mejorar varios aspectos. El primero de ellos, el número de usuarios que este año apenas alcanzaron los 743, con 1.300 préstamos realizados. Y es, muchos ciudadanos de Segovia aún no conoce qué es y cómo funciona ‘Segovia de BICIo’, ya que apenas se ha publicitado.

Nacido hace unos años en el corazón de Europa, el alquiler municipal e bicicletas apuesta por el uso de este medio para el transporte de ciudadanos, integrándolo dentro de la propia red de transporte público. Es decir, que en esencia  no debe contemplarse como una opción lúdica ni como una alternativa al autobús público, sino como un complemento al mismo. Al menos, este es el espíritu con el nació en ciudades pioneras como París o Barcelona y cuya estela han seguido capitales como Sevilla o Valladolid.

Sin embargo, en Segovia, la implantación del sistema, hace ya dos temporadas veraniegas, no ha venido acompañado de un diseño de recorridos, ni de la incorporación de un carril bici ni tampoco de un estudio exhaustivo de las necesidades y carencias del transporte público de la ciudad. En este sentido puede destacarse que ‘Segovia de BICIo’ depende de la Concejalía de Patrimonio Histórico y Turismo, y no de la Concejalía de Tráfico, Transporte y Policía Local, como cabría esperarse. Aunque eso sí, en los próximos meses, según ha podido saber Segoviaudaz.es, ambas concejalías celebrarán una reunión para diseñar un plan conjunto que, con las bicis públicas como medio, facilite la movilidad entre los diferentes barrios segovianos, de cara a la próxima temporada.

 

Principal inconveniente, su precio

Además, acaba de ampliarse el número de puntos desde donde se pueden alquilar las bicis, distribuyendolos por toda la ciudad. Así, de tener sólo tres estaciones hemos pasado a tener en la actualidad ocho, a saber, Acueducto, Plaza Mayor, Alcázar, Estación de autobuses, Barrio de San Lorenzo, Barrio de La Albuera, Nueva Segovia y Estación de Guiomar. También se ha incrementado la flota de bicicletas hasta alcanzar los 200 ejemplares, la mayoría equipados con el novedoso sistema de ayuda al pedaleo, que permite hacer funcionar la bice de forma eléctrica. De esta forma, si en un momento determinado necesitamos cierto empuje a la hora de mover la bici, podemos acudir a esta ayudita eléctrica. Algo muy de agradecer teniendo en cuenta las empinadas cuestas y los empedrados del centro segoviano o para recorrer largas distancias, si por ejemplo alquilamos la bicicleta desde la estación de Guiomar, situada a más de 5km del Acueducto.

Siendo sinceros, el principal inconveniente de ‘Segovia de BICIo’ es su precio. El abono anual (que sólo puede disfrutarse durante siete meses) cuesta 60 euros. Esta cantidad está muy por encima de las estipuladas en ciudades como Sevilla, donde el abono anual (disfrutable durante 12 meses) cuesta 10 euros o Barcelona, donde el abono anual cuesta 30 euros anuales y el semanal, 1 euro. Más aún cuando comprobamos que en Valladolid, Burgos, Bilbao o Cartagena, por ejemplo, es gratuito y que en Palma de Mallorca puede utilizarse gratis si validas un billete de transporte público. Desde la Concejalía de Turismo de Segovia justifican el precio asegurando que el cálculo de las tarifas se hizo realizando un promedio comparativo con el resto de ciudades que ya tenían el servicio instalado y que por ahora no es viable hacerlo gratuito, pero las cifras demuestran que no es un precio efectivo:  este años sólo se tramitaron 6 abonos anuales. Aún así, la concejala de Turismo, Claudia de Santos insiste en el precio al explicar que “para gestionar los diferentes puntos de alquiler y el mantenimiento de las bicicletas es necesario tener personal contratado, renovar las bicicletas cada cierto tiempo… es un gasto para el Ayuntamiento y no podemos hacer ‘Segovia de BICIo gratuito”. Quizás deberieran al menos rebajar el precio, si realmente se tiene la intención de convertirlo en una alternativa real de transporte público, seguro que aumentaba el número de usuarios.

 

 
 

DEJA UNA RESPUESTA