Pedro Palomo es el el actual Presidente de la Cámara de Comercio y de la Federación Empresarial Segoviana (FES). Con el mandato a punto de expirar en ambos casos (2016) Palomo repasa para segoviaudaz.es la actualidad empresarial en todos los ámbitos y reconoce que la situación económica está en una situación “ligeramente mejor” pero que aun queda mucho por hacer.

Segoviaudaz: ¿Puede decirse que la crisis ha pasado?

Pedro Palomo: Estamos ante una ligera mejoría. Hay cifras macroeconómicas que claramente indican que la situación está mejorando. El aumento del PIB nos convierte en el país que más crece no solo en Europa, también en la Unión Monetaria y el último mes aunque ha sido malo con respecto al empleo ha sido bueno en cuanto a cifras de afiliados a la seguridad social. Cada vez se contrata más; el paro va a disminuir. El contexto en el mundo y por lo tanto en España y Castilla y León es favorable. Además es indudable que empieza a abrirse de nuevo el ‘grifo’ del crédito a unos precios competitivos. Aún así es cierto que España tiene grandes lacras como el paro y la burocratización excesiva que son rémoras al crecimiento.

La crisis ha venido bien para darnos cuenta de lo que es importante y lo que no, para darnos cuenta de que había que innovar e intentar ser más competitivos. La inestabilidad política y las derivas secesionistas y populistas en muchos casos demagógicas tampoco ayudan a recuperarnos.

SA: Y en ese ámbito ¿Cómo se encuentra Segovia?

P.P: Segovia tiene la ventaja de una buena ubicación geográfica pero nos falta músculo empresarial, necesitamos dotar las áreas industriales de Segovia. Necesitamos más empresas no solo industriales sino tecnológicas. Tenemos unos magníficos activos turísticos y gastronómicos pero el tejido empresarial tiene que evolucionar.

SA: ¿Y cómo se puede hacer eso?

P.P: Hay claves para establecerse en un territorio: la ubicación estratégica que en el caso nuestro es inmejorable y hay que vender esas potencialidades. Además, las administraciones tienen que dar todas las facilidades a la hora de ofrecer el suelo y agilizar los trámites. Además hay que crear una cultura pro-empresa. Que se potencie la necesidad de tener un tejido potente.

SA: Como presidente de FES. ¿cómo valora la implicación de los empresarios en la búsqueda de objetivos comunes?

P.P: El asociacionismo empresarial ha funcionado siempre bien. La FES fue una de las primeras asociaciones que se constituyó después de la dictadura. La mayoría de los afiliados a FES lo hacen porque quieren formar parte de un colectivo empresarial y que se les represente en la búsqueda de los intereses generales. Hay otros que, además, quieren recibir otros servicios: jurídico, fiscal o ayuda concreta para ciertos temas.

FES al final es un elemento dinamizador de la economía de Segovia y ejercemos una tarea de concienciación a las empresas de que han de innovar, mejorar la calidad de sus productos, ser más competitivos, exportar, formación…

También estamos muy involucrados en la Responsabilidad social corporativa con la que intentamos devolver a la sociedad parte de los beneficios que nos genera que es algo que puede ser bueno a corto, medio y largo plazo.

SA: Ostenta los cargos de Presidente de FES y Cámara de Comercio, algo hasta hace poco inviable por la colisión entre lo público y lo privado ¿Cómo lo lleva?

 P.P: Accedí a la presidencia de la Cámara cuando mi predecesor Carlos Tejedor hubo de abandonar el cargo por cuestiones personales y me pidió que tomara yo el relevo y el Pleno me eligió. En principio era por poco tiempo pero la convocatoria de elecciones se ha demorado ya tres años porque el período electoral se fija por la administración regional. El reto lo asumí porque el mundo de las Cámaras ha cambiado desde que se suprimió el recurso cameral con lo que les despojó de golpe de todos los ingresos que tenían desde que se constituyeron.

Entre FES y Cámara hay dualidades en el sentido de que si exigimos a las administraciones que se optimicen los gastos , que se haga una gestión mejor de los recursos públicos y no tiene sentido tener dos estructuras mastodónticas como FES y Cámara y aunque jurídicamente no es posible hacer una fusión sí es posible una integración

SA: En 2016 concluirá su mandato en FES y probablemente también en Cámara. ¿Tiene pensado continuar?

P.P Lo cierto es que es algo que no me he planteado todavía. Aunque también creo que es bueno que entre gente nueva

SA: La Cámara dispone de unas instalaciones en la Casa del Sello que quizá podrían utilizarse para otros cometidos ajenos a la función cameral. ¿Se ha estudiado la posibilidad?

 P.P: Estamos estudiando varias alternativas para optimizar los recursos que tenemos y valoramos la posibilidad de alquilar las instalaciones para organización de eventos. No es algo que vayamos a hacer a corto plazo.

SA: ¿Se tiene en cuenta la opinión del sector empresarial?

 P.P: La relación institucional con las administraciones son fluídas pero en algunos casos no estamos de acuerdo. Nosotros exponemos y exigimos un marco bueno y positivo para las empresas de Segovia. A veces las administraciones son demasiado burocráticas y legalistas y se olvidan de los importante que es que haya actividad económica. Generamos empleo y riqueza y eso a la larga es bueno para todos.

SA: El sector del comercio se queja mucho de que los segovianos nos dejamos ‘seducir’ por propuestas que nos llegan de Madrid a la hora de hacer nuestras compras ¿Hay solución?

P.P: El empresario tiene que tener claro que hay que modernizarse , hacer su negocio más atractivo para los turistas pero también para los segovianos. El sector más sensible a la confianza en el consumo es el comercio. Tenemos que ser capaces de ofrecer cosas que hagan que los consumidores se queden aquí y que los de fuera vean que hay una diferencia entre el comercio de aquí y el de otros sitios.

En Segovia es que, además, nos queremos poco. Es verdad que las cosas podrían ir mejor pero no hay más que darse una vuelta por muchos lugares para conocer que aquí las cosas no están tan mal. La provincia de Segovia tiene grandes empresas con gente muy buena y eso nos cuesta valorarlo.

SA: Uno de los colectivos más sensibles es el de los Autónomos ¿Le parece justo el Régimen general de Autónomos?

P.P: No. Tiene que cambiar necesariamente. Lo ideal sería que se pagara una cotización obligatoria pero mínima y luego en función de la facturación. Es un sistema que no favorece, que no es ágil. En Estados Unidos, por ejemplo es muchísimo más fácil hacer negocios que aquí. Yo no digo que no haya que cotizar, al contrario pero los impuestos gravan al consumo. Como no se baje el IRPF o el IVA y las cotizaciones de los autónomos es mucho más difícil salir adelante.