La UCCL, organización agraria, ha acusado a la Junta de abandonar las buenas prácticas agrícolas y de seguridad alimentaria que suponía la producción integrada de hortalizas.

Según se indica en un comunicado, la desaparición de las ayudas a paliar en parte el coste que genera la Producción Integrada en Castilla y León y que otorgobada la Consejería de Agricultura a través de la Dirección General de Producción Agropecuaria a las APRIAS, Agrupaciones de Producción Integrada, “va ha provocar la desaparición de esta marca de garantía que tanto esfuerzo ha costado conseguir a productores, operadores y a la propia administración”

La situación ha provocado un malestar de éstas ante el temor de que si dichas ayudas desaparecen definitivamente “no va a ser posible continuar certificando productos de calidad bajo la marca de Producción Integrada en Castilla y León”. La organización agraria ha recordado que los gastos que supone llevar a cabo los cultivos bajo estas normas de esta marca de garantía alimentaria no son asumibles por el sector, habida cuenta de que la situación actual del mercado no permite recuperar el mayor coste de producción.

Las cinco APRIAS de Castilla y León que han recibido ayudas estos últimos años de la Dirección General de Producción Agropecuaria de la Junta de Castilla y León: GLUS-I, Cooperativa. Comarca de Vallelado, Campo Segoviano 2, Apria Torozos–Emesa 1 y Toreme, se reunieron el pasado 16 de febrero para valorar esta medida, que consideran “nefasta” y expresaron su más “absoluto desacuerdo con que se eliminen de golpe y porrazo sin haber establecido previamente ninguna alternativa”.

Prosiguieron diciendo que “al tiempo que desde la Consejería de Agricultura y Ganadería se apuesta por los alimentos de calidad con el sello de Tierra de Sabor, con una inversión importante en su promoción, se vuelve a olvidar que las cooperativas, que agrupan a la mayor parte de los agricultores que producen los alimentos base, tienen que asumir el coste de la calidad y seguridad alimentaria”.

Rechazada ha sido también la forma por la que se les ha comunidaco la retirada de las ayudas unilateralmente por parte de la Consejería “cuando al menos debería haber consultado con las APRIAS las consecuencias de esta medida y el establecimiento de posibles alternativas que paliaran en parte la desaparición de esta ayuda”.

También se valoraron la repercusión que esta medida pudiera tener de cara a las próximas campañas y el temor de que con toda seguridad la Producción Integrada no se pueda llevar a cabo en estas condiciones. “Corremos el riesgo de que las empresas que vienen a Castilla y León a por los productos certificados bajo la norma de la Producción Integrada de Castilla y León se vayan a otras comunidades donde sabemos que van a mantener ayudas similares y que los cultivos allí sí se certificarán”, agregaron.

Las organizaciones recuerdan que la medida afecta a cultivos como la cebolla, lechuga, patata, zanahoria, remolacha de mesa y maíz dulce, de modo que podrán ver reducida la superficie en Castilla y León “como consecuencia de la desaparición de estas ayudas”, y crecerían en otras comunidades autónomas La Mancha, Valencia, Murcia y Andalucía.

DEJA UNA RESPUESTA