Mi opinión, extensa, quizá, pero mía.

Guardiola, bien sabe que España no es un Estado autoritario, es decepcionante que sabedor de su liderazgo y admiración manipule a la opinión pública.

Yo, ya no le admiro, no porque no se sienta o no quiera ser español, que lo respeto, allá él, si no por mentir, España tiene, por supuesto, muchas cosas que mejorar, pero no es un estado autoritario.

Estados autoritarios, Venezuela, Corea del Norte, Siria, Cuba, y tantos otros en el mundo desgraciadamente, pero no España, bien lo sabe.

Es eso lo triste y lo lamentable, y contra ello haré cuanto pueda, intentaré, denunciando como en esta mi opinión, neutralizar su comportamiento y el de aquellos que, como los dirigentes de PODEMOS, no responden a la pregunta, como no lo hizo Irene Montero la noche del domingo en la cadena de televisión SEXTA, sobre si España es o no es un estado autoritario, se debe denunciar por falso u oportunista.

Vaya por delante, y lo hago público cuando tengo ocasión, que no creo en las fronteras, éstas son la causa del dolor, de la desigualdad y de las injusticias que “los” que poseen grandes intereses infringen a los pueblos.

Que ojalá no las hubiera, pero aún así, me sentiría español, del Real Sitio, nacido en Laciana y forofo del Barça, no es incompatible, y como creo en la democracia y en el derecho, también en los cauces para hacer llegar a nuestros dirigentes nuestras aspiraciones y anhelos, por ello hago política, y en todo caso seguiré intentándolo “haciendo”.

Es más, una hipótesis, si el pueblo catalán, unido al del resto de España decidiera democrática y legalmente, que Cataluña se independiza, lo respetaría y acataría, aunque no me gustaría.

No me gustaría porque aspiro a unir, no a separar, aspiro a los “Estados Unidos de Europa”, y como paso siguiente, a una ONU efectiva, con capacidad de decidir en la convivencia democrática de todos los que habitamos en esta casa común, la Tierra.

Que esas reglas de convivencia, de influencia universal, como socialista que intentó ser cada día, estén impregnadas de democracia, de igualdad, solidaridad, justicia y derecho y de libertad.

Hoy por hoy, en España, aquí, la Constitución de 1978 es nuestra norma de convivencia democrática, es el marco en el que debemos de convivir, lo que se deba o se considere ser cambiado, solo democráticamente, podrá serlo, solo así.

Guardiola, ¿cree realmente que España es un Estado autoritario? los dirigentes de PODEMOS,  pretendiendo siempre dejar un pie en cada lado, no tienen respuesta a esa pregunta?

Es tan autoritario, por ello grave y peligroso el que consciente miente como el que, oportunista, no desmiente.

Diferencias importantes, a mí no me sobra ninguno de ambos, pero desde donde me encuentre humildemente, ni callar, ni ser condescendiente.

España, como Estado debe mejorar, claro, debe ser más justo, solidario y más democrático, pero no es un Estado autoritario, es un Estado Democrático, Social y de Derecho, así lo determina democráticamente la Constitución Española de la que voluntariamente nos dotamos.

¿Mejorar lo que tenemos, o destruirlo para alcanzar el paraíso?

Yo tengo clara la respuesta, mejorarlo y siempre democráticamente, incompatible con la mentira y con la manipulación.

Jose Luis Vázquez

Alcalde del Real Sitio de San Ildefonso