Las presas de Las Vencías, en Fuentidueña, y Burgomillodo, en Carrascal del Río, en el río Duratón ya tienen en marcha sus planes de emergencia. La subdelegada del Gobierno, María Teresa Rodrigo, apuntó que “Se trata de los primeros planes de emergencia de presas de la provincia”, que siguió explicando que “en estos documentos se viene trabajando desde hace años”. Las Vencías se puso en servicio en 1962 y tiene una capacidad de 4,5 hectómetros cúbicos: Burgomillodo, en 1952 y tiene 15 hectómetros cúbicos.

María Teresa Rojo explicó que “los planes recogen las instrucciones básicas para actuar en caso de inundación”. Entre otras cosas, los documentos establecen la organización de los recursos humanos y materiales necesarios para controlar la seguridad de las presas.

Asimismo, otro de los asuntos en los que se hace hincapié es en la necesidad de que la población tenga información suficiente sobre los planes, por lo que, se ha elaborado un folleto en el que se explica qué se debe hacer en el caso de inundaciones y se aportan consejos ante las situaciones peligrosas como alejarse del cauce del río y seguir las indicaciones de las autoridades, etc.

Estos planes han incluído la dotación de sirenas aguas abajo de las presas, salas de emergencia y sirenas que alertarán a la población potencialmente afectada en la primera media hora del inicio de la inundación.

Siguiendo estos planes, en Burgomillodo se instalaron dos grupos de sirenas unidireccionales y en Las Vencías tres grupos de sirenas, dos unidireccionales y una bidireccional.

La elaboración, aprobación e implantación de los planes de emergencia, que ha corrido a cargo de Gas Natural Fenosa, propietaria de estas infraestructuras, ha sido un largo proceso y en el que han intervenido organismos de la administración para asegurar que el proceso pasa por todos los controles de calidad. En 2008 se sometieron a la revisión técnica de Protección Civil y la Confederación Hidrográfica del Duero. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino aprobó los planes y, en ese momento, se constituyó un Comité de Implantación y se planificaron las actuacioens que se desarrollarían después.

Este comité está formado por Gas Natural Fenosa, la Unidad de Protección Civil de la Subdelegación del Gobierno en Segovia, la Sección de Protección Civil de la Delegación Territorial de la Junta y la CHD. Además, los alcaldes de los municipios afectados han estado implicados en el proceso y colaboran en la distribución de la información entre los vecinos.

La implantación de los dos planes de emergencia terminó el pasado 28 de febrero, con la aprobación del informe final y la comprobación del correcto funcionamiento de las instalaciones.

A partir de ahora, la empresa propietaria se encargará de mantener y actualizar el plan de emergencia.

En nuestra provincia hay diez presas que deben disponer de un plan de emergencia:

o En el río Duratón: Burgomillodo y Las Vencías.

o Río Riaza: Riaza y Linares del Arroyo.

o Río Moros: presa del Tejo.

o Río Eresma: El Pontón Alto.

o Río Pirón: presa de Torrecaballeros.

o Río Acebedas: Puente Alta.

o Río Maderos: El Carrascal.

o Río Ceguilla: presa del Ceguilla.

Los planes de emergencia de cada una de las presas se encuentra en diferentes fases, por ejemplo, la presa del Ceguilla ya tiene en funcionamiento su Comité de Implantación.

DEJA UNA RESPUESTA