Han pasado ya más de veinte años desde que el exalcalde de Ayllón Dionisio Rico trasladó a sus vecinos ―antes incluso de ser regidor del municipio― la idea de celebrar en la villa una fiesta medieval que involucrase al pueblo y le cambiase por unos días su aspecto habitual para vestirlo con capas, tocados, sayas y armaduras. Hoy, más de dos décadas después, el municipio sigue celebrando la fiesta de Ayllón Medieval y esta mañana la Diputación acogía la presentación de la vigésima tercera edición, en una rueda de prensa en la que participaban el presidente de la institución, Francisco Vázquez; la diputada del Área de Cultura y Juventud, Sara Dueñas; la jefa del Servicio Territorial de Cultura y Turismo de la Junta, Ruth Llorente; la alcaldesa de Ayllón, María Jesús Sanz Tomé, y el presidente y el programador artístico de la Asociación Cultural Amigos del Medievo en Ayllón, Víctor Miguel Alonso y Carlos Merino respectivamente.

Precisamente Merino se encargaba de dar algunas de las pinceladas históricas que han hecho de Ayllón Medieval “una marca reconocida por todo el territorio español, que contribuye con fuerza a situar el pueblo en el mapa, así como a hacer que su nombre suene en el imaginario popular como el de un sitio que debe ser visitado”.

Entre esas señas características, los presentes destacaban, por ejemplo, la iluminación nocturna de la jornada del sábado, mediante una serie de antorchas que cuentan con un sistema de fabricación propia que permite su funcionamiento durante varias horas, la amplia oferta artesanal y gastronómica, las representaciones teatrales que inciden en aspectos de la Historia del municipio o la original decoración y puesta en escena de la villa. Todo ello volverá a verse en Ayllón desde el próximo viernes 27 de julio, cuando a las 21:00 horas la Coral La Espadaña abra la programación con el musical ‘El mercado grande’, hasta el domingo 29 de julio a las 23:15 horas, cuando el espectáculo de Sue Danza Tribal con fuego ponga fin a la edición de este 2018.

“No hay que olvidar tampoco el exquisito cerdo asado al estilo milagros”, se recordaba en la rueda de prensa, conscientes tanto los representantes de la Diputación como los aylloneses, de que esta forma de asar el cerdo se ha convertido, con el tiempo, en “uno de los polos de atracción de la fiesta; pues hay mucha gente que no lo perdona y confiesa que va expresamente a Ayllón Medieval a por su bocadillo de cerdo para cenar”.

Mayores y pequeños tendrán, por tanto, su momento para disfrutar de un evento que comenzará de forma oficial el sábado 28 de julio con el pregón de apertura a cargo del poeta Rafa Dedi, acompañado del ruido de Atabales y Añafiles. Acto seguido, las calles de Ayllón sonarán a las dulzainas de los Hermanos Ramos y los Dulzaineros de Ayllón, a la percusión de los Tambores de Teruel y a las melodías medievales de los Ministriles de Cuéllar; y ya por la noche, después del encendido de las antorchas a las 22:00 horas, y mientras el pueblo cena cochinillo al estilo Milagros, a la música folk castellana y cántabra de Khidou.

La jornada, tan intensa que incluirá también una comida popular a cargo del chef Rufo de Miguel y la representación teatral de la lucha entre Don Álvaro de Luna y sus archienemigos, los infantes de Aragón, además de una Justa Medieval o una exhibición de cetrería, concluirá con una queimada y el concierto de Ars Amandi a partir de la 1:00 de la madrugada. El grupo de folk metal lleva 14 años sin pasar por Ayllón Medieval y según revelaba Carlos Merino, “hay quien les echaba de menos porque ofrecen una auténtica descarga de rock, aderezado con la dulzaina de Dani Aller y el violín de Dani Rodríguez”.

Dulzainas y tambores también sonarán en la jornada del domingo, que prestará sus fogones al cocinero Pedro Sánchez, y su sabor al de la paella en la sombra de los jardines del río. La Pícara Locuela hará reír a los pequeños alrededor de las 18:00 horas y de nuevo el grupo Tambores de Teruel hará mover los cuerpos a ritmo de percusión en la Plaza Mayor de la villa. Tal y como avanzaban los responsables de la programación de este Ayllón Medieval de 2018, tras una nueva exhibición de cetrería y una nueva degustación de cochinillo asado, tendrá lugar el concierto de despedida a cargo de El Naan, formación de música mutiétnica con un serio compromiso con los problemas de la sociedad actual, especialmente en el ámbito rural.

“Hemos visto que algo que se inició casi sin querer y con un carácter fundamentalmente lúdico se ha ido convirtiendo en algo poderoso; fundamental para la economía comarcal y que cuenta con un alto valor cultural y social”, manifestaban los presentes, quienes esperan que sean muchos los segovianos que se acerquen a conocer una tradición de la que la villa se siente orgullosa y presume, entre sus múltiples atractivos turísticos y patrimoniales.