Voluntarios, personal y usuarios de Cruz Roja han recordado con un minuto de silencio a la cooperante segoviana Lorena Enebral, asesinada en Afganistán, de la que sus compañeros han destacado su total compromiso y defensa de los derechos de los menores con discapacidad.

En Segovia, medio centenar de personas se dieron cita en este homenaje en el que se dio lectura a un manifiesto de Cruz Roja Española, en el que se recordó que la fisioterapeuta era una “defensora de los derechos de los niños y niñas con discapacidad”.

El vicepresidente de Cruz Roja Segovia, Julio Gutiérrez, fue el encargado de dar lectura al manifiesto, en el que se señalaba que era “un día muy triste para la Cruz Roja” y se condenó “de la manera más enérgica posible el ataque sufrido por nuestra compañera, Lorena Enebral, en Afganistán”.

El manifiesto, elaborado por Cruz Roja Española, recogió la “alegría y energía con la que desarrollaba su trabajo de fisioterapeuta, como una persona absolutamente comprometida y defensora de los derechos de los niños y niñas con discapacidad”. Lorena Enebral Pérez, de 38 años de edad, trabajaba desde mayo de 2016, en uno de los siete centros de rehabilitación que el Comité Internacional de la Cruz Roja tiene en Afganistán.

Lorena Enebral, expresó Julio Jiménez, creía que una de las claves de su trabajo era la calidez, una cualidad que sus compañeros quisieron destacar de la cooperante, “que ha sido un ejemplo de solidaridad y calidez con las personas vulnerables”, y lamentaron que, una vez más, se ataque a un voluntario y trabajador humanitario. Máxima condena al asesinato de Lorena y el de otro cooperante, un conductor de Cruz Roja Internacional, en Sudán del Sur, ocurrido hace unos días.

Ambos sucesos han acabado con la vida de dos personas que dedicaron su vida a la labor humanitaria, lo que hace que se reafirmen “cada vez” más en sus principios y compromisos con las personas para las que trabajan. “Nuestro corazón está con la familia, amigos y compañeros de Lorena Enebral a los que queremos transmitir nuestra condolencia y cariño. Descanse en paz”, finalizó el comunicado.

 

 

 

 

 

A este sencillo acto de recuerdo a la vida y labor de Lorena Enebral acudió la subdelegada del Gobierno en Segovia, Pilar Sanz, quien expresó “su más sentido pésame a la familia, a sus amigos y a toda la Cruz Roja” y aseguró que hay que “ser muy valiente y una gran persona para dedicarse a esto aún sabiendo que puede dejar la vida”. Por ello, calificó a la cooperante asesinada de “ejemplo de generosidad y solidaridad”.