Los niños segovianos serán cada vez más bilingües. Así lo ha desvelado hoy el Gobierno regional tras dar unas primeras valoraciones de los diez años de implantación del bilingüismo en la región. Además, en abril arrancará la negociación del nuevo modelo, el calendario de implantación y la memoria económica. Así lo indicó en el marco de una jornada organizada por  CSIF  en el campus María Zambrano de la UVa, en Segovia, titulada ‘Análisis del nuevo modelo de plurilingüismo en Castilla y León’.

Jesús Manuel Hurtado explicó que la Junta ya presentó hace unos meses, en la mesa sectorial, el diagnóstico de la primera década de implantación del bilingüismo en la comunidad en Educacíón Primaria, y en unos días se presentará “en una reunión preliminar” las conclusiones de la análisis y la evaluación del sistema bilingüe en Castilla y León en Secundaria.

Después del parón de las vacaciones de Semana Santa, se acometerá la negociación del nuevo modelo con las reuniones pertinentes y de esa negociación dependerá la toma de decisiones sobre los plazos del “calendario de implantación” del nuevo sistema de plurilingüismo “en los próximos cursos”.

La responsable regional de CSIF de Educación, Isabel Madruga, aseguró que es importante reclamar a la Junta de Castilla y León que el nuevo modelo “se negocie a partir de ahora” porque la comunidad lleva diez años con un “modelo impuesto” que “no se negoció debidamente en la mesa sectorial” en 2007.

Desde CSIF Castilla y León llevarán a estas negociaciones las peticiones del profesorado para que se reconozca “la labor que se está llevando a cabo en las secciones bilingües” en lo económico y administrativo. Isabel Madruga aseguró que les preocupa mucho que el bilingüismo sea “una medida política” que favorezca la segregación porque Castilla y León toma como modelo la Comunidad de Madrid, que según los informes de plurilingüismo “es la que más segrega a los alumnos”.

“Si queremos un modelo bilingüe” hay que ver que llegue a todo el alumnado y “favorecer a todo el sistema educativo público” de la comunidad porque “no se puede dejar por el camino a ningún alumno con necesidades educativas especiales” que también tienen “que estar inmersos” en el modelo, dijo Madruga.

Desde CSIF exigieron a la Junta que el modelo de plurilingüismo llegue a todos los centros poniendo encima de la mesa un presupuesto, que se celebre una mesa monotemática y que haya un reconocimiento económico al profesorado implicado en estas secciones bilingües. Para la responsable de Csif, el profesorado tiene que ser formado con la ayuda de la administración educativa durante su tiempo lectivo y con más estancias en el extranjero pagadas y retribuidas.

En el buen camino

Por su parte, la directora general de Universidades e Investigación, Pilar Garcés, explicó que han puesto en marcha medidas como las becas para la acreditación de un idioma para los alumnos de los estudios de Educación, a partir de un B-2 de cualquier idioma.

Garcés abogó por hablar con todos los agentes agentes del sector educativo para que sea un modelo cada vez mejor porque “estamos en el buen camino” y con el reto de poner un calendario del que no se tienen que asustar nadie porque “no se va a pedir de hoy para mañana” a todo el mundo un nivel C1.

Alrededor de un centenar de profesores en activo y estudiantes universitarios participaron en esta jornada, celebrada en el ágora del campus ‘María Zambrano’ de la UVa. Castilla y León cuenta con 647 secciones bilingües en 521 centros educativos, casi la mitad de todos los centros de Primaria y Secundaria, y también hay 37 centros British, acogidos al convenio del Ministerio de Educación con el British Council.

Castilla y León es la segunda comunidad con más alumnos en enseñana bilingüe, sin tener en cuenta los idiomas cooficiales, y la única con un Centro de Formación del Profesorado en Idiomas de carácter autonómico, para potenciar la internacionalización de los programas bilingües y de los centros.