La Junta y los empresarios de la Comunidad de Castilla y León coinciden en que los inmigrantes tienen más decisión para emprender en el autoempleo en situaciones difíciles como la actual que los propios castellano-leoneses, algo que afirmaron en la inauguración de la jornada ‘El emprendedor inmigrante’ que se celebra durante este lunes en la Feria de Valladolid, organizada por la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) y la Federación de Autónomos regional (Feacyl).

El viceconsejero de Empleo, Ignacio Ariznavarreta, destacó la importancia de actos como este para que uno de los colectivos “más dañados” por la crisis económica pueda conocer las herramientas que tienen a su disposición todos aquellos que desean iniciar una actividad emprendedora, el asesoramiento, apoyo e información, “para conseguir que la idea que persiguen sea viable desde el punto de vista empresarial”.

En la Comunidad se contabilizan en estos momentos algo más de 5.000 autónomos extranjeros de los 74.000 que están ocupados, ya que la mayoría de estos trabajadores opta por el Régimen General de la Seguridad Social (58.000), así como en la agricultura y ganadería, y el servicio doméstico y del hogar. Otros 28.000 se encuentran en situación de desempleo, con lo que la cifra de activos supera las 100.000 personas.

Estos datos, que a juicio del viceconsejero son mejores que los de la media nacional, tienen aún “margen de mejora”, algo que se consigue mediante el incremento de la vocación empresarial. A pesar de ello, el autónomo inmigrante debe luchar, según explicó, contra las discriminaciones y otra serie de circunstancias.

Ariznavarretera se refirió también al apoyo prestado por el Gobierno regional a los inmigrantes en materia de empleo. En este sentido, sostuvo que desde 2006 hasta 2009 –aunque sin el cierre total de datos del pasado año-, la Junta atendió las solicitudes de asesoramiento de 162.000 extranjeros, tanto los que estaban dispuestos a internarse en el autoempleo, como en el resto. Muchas de esas acciones, destacó, han cristalizado en los más de 5.000 autónomos inmigrantes actuales. De hecho, subrayó que la tasa de paro entre los foráneos es mayor que la de nacionales (el 28 frente al 14 por ciento), pero en cambio, la tasa de actividad también es bastante superior, el 80 por ciento frente al 54.

Por su parte, el presidente de Feacyl, Javier Cepedano, resaltó la necesidad de celebrar este tipo de jornadas, dado que hay que, si un inmigrante tiene decisión de optar por el autoempleo, tiene que conocer toda la información disponible para facilitar su trabajo y los mecanismos oportunos. Además, aprovechó la oportunidad para demandar a los partidos políticos acciones de “consenso” que ayuden a salir de la crisis.

Igualmente, el responsable del Programa de Inmigración de la CVE, José Luis González Curiel, aseguró que la crisis económica ha creado “una situación de impasse” y un bloqueo que afecta a los trabajadores inmigrantes. “Este es un buen momento para que los empresarios enseñen a las personas emprendedores, y los inmigrantes lo son, las posibilidades de que disponen para comenzar un negocio”, manifestó.

DEJA UNA RESPUESTA