Publicidad

Los futuros profesores de la UVa se convierten en alumnos para reforzar sus matemáticas

Publicidad

29 de mayo de 2018

Qué mejor forma de aprender a enseñar las matemáticas que practicarlas a diario y ver cómo trabajan los expertos los errores de uno mismo. Esto es precisamente por lo que ha apostado la Universidad de Valladolid (Uva), que colabora con Smartick para que tres grupos de primero del Grado en Educación Primaria y otro más del Plan de Estudios Conjunto en Educación Infantil y Primaria mejoren con los números a la vez que descubren nuevas metodologías para enseñar. En total, participan en esta iniciativa 80 alumnos de los campus de Valladolid, Segovia y Soria.

Publicidad

En la UVa se han tomado muy en serio la recomendación de la Real Sociedad Matemática de España (RSME), hecha en la comisión del fallido pacto por la educación, de mejorar la formación matemática de los maestros de Primaria. “El Informe PISA identifica claramente que la calidad de los docentes es determinante para la buena salud de un sistema educativo. Desde nuestra universidad, apostamos por la preparación, selección y formación permanente de los profesores como pieza clave para lograr el éxito”, afirma José María Marbán, profesor titular de universidad de Didáctica de las Matemáticas en la UVa y coordinador del Grupo de Investigación Reconocido “Educación Matemática”.

La propuesta en la que colabora Smartick es muy sencilla. Durante tres meses, los estudiantes practican con esta plataforma para aprender matemáticas online sólo un cuarto de hora al día, identifican sus errores, que también se dan entre el alumnado de Primaria, y analizan cómo los tratan los expertos del método. Además, los futuros docentes conocen de primera mano los estándares de aprendizaje que tendrán que trabajar en el aula y experimentan los resultados de esta metodología gamificada con actividades divertidas que se adaptan al nivel de cada usuario.

Los universitarios que ya han participado en la iniciativa ganaron confianza frente a las matemáticas. Gracias a sus progresos con los números, redujeron la ansiedad y percibieron de forma más positiva una materia que se les atraganta a algunos niños. Según los resultados, los estudiantes también mejoraron su percepción de la asignatura, aspecto que es fundamental para no transmitir ansiedad, fomentar su estudio entre los más pequeños y lograr más vocaciones en ciencia y tecnología, especialmente entre las niñas.

Smartick continúa así con su apuesta decidida por ayudar a los profesores: estos futuros maestros, y todos los que lo deseen, ya cuentan con una web con recursos gratuitos específicamente diseñados por los expertos del método para mejorar las clases de matemáticas. Se trata de una plataforma educativa para profesores de Infantil, Primaria y Secundaria con video tutoriales interactivos, información sobre recursos didácticos innovadores y propuestas de ejercicios autocorregibles. Además, la web cuenta con un foro donde los docentes pueden interactuar con otros compañeros y padres.

Con Smartick, los estudiantes para maestro de la Universidad de Valladolid se acercan a un recurso tecnológico diseñado para alumnos con los que algún día podrán desarrollar su labor profesional: niños de 4 a 14 años.

Sobre Smartick

Smartick es un método de aprendizaje online de matemáticas para niños de 4 a 14 años. Este innovador sistema, de origen español, está consiguiendo resultados extraordinarios: 8 de cada 10 alumnos mejoran su nota en la asignatura de matemáticas y un 94% incrementa su capacidad de cálculo, lógica y resolución de problemas. En apenas 6 años en el mercado 32.000 niños de 100 países han pasado por el método.

Esta startup fundada en 2009 por dos emprendedores españoles, Daniel González de Vega y Javier Arroyo, está cosechando numerosos reconocimientos: La Comisión Europea le ha otorgado 1,3 millones de euros para desarrollar un estudio con el objetivo de maximizar el rendimiento de los niños en edad escolar. Además, fue elegida entre las 15 mejores startups mundiales de 2016 en The Next Web (Nueva York).

Publicidad