Muy duros con el Gobierno. Así se han mostrado los empresarios de la región, por medio de la vicepresidenta y portavoz de la Confederación de Organizaciones Empresariales de Castilla y León (Cecala), Ángela de Miguel, que ha criticado la “escasa dotación” de los Presupuestos Generales del Estado de 2018, para infraestructuras viarias en la Comunidad “más extensa de España” así como la “preocupante “ausencia de partidas para luchar contra la despoblación, imprescindibles para el territorio autonómico.

La portavoz patronal exigió más fondos durante el trámite parlamentario de las grandes cuentas del Gobierno, para infraestructuras viarias esenciales para “vertebrar” el territorio como la A-60 Valladolid-León; la Autovía del Duero (A-11); la Autovía de Navarra (A-15); la A-76 Ponferrada- Orense; la A-40 Ávila-Maqueda; la Circunvalación de Segovia (SG-20); y la variante de San Rafael. Además, pidió la consecución de la línea de ferrocarril Madrid-Burgos, así como la potenciación de las infraestructuras ferroviarias para mercancías.

De Miguel también demandó más dinero para posibilitar una economía empresarial más eficiente, emprendedora e innovadora y apostó por implementar las conexiones intermodales para mejorar la logística. Asimismo, reclamó más infraestructuras hidráulicas, en materia de abastecimiento y depuración; y sobre todo, en telecomunicaciones, porque, como denunció, muchas áreas rurales, presentan “zonas oscuras”, lo que reduce la competitividad de sus empresas y frena el establecimiento de nuevos proyectos, que es clave para fijar población.

Ángela de Miguel exigió una rebaja de los impuestos a las empresas ante las previsiones récord de recaudación, con el reto de acelerar la recuperación y la creación de empleo en la Comunidad; que se simplifique el sistema tributario actual; y que se impulse la lucha contra el fraude.

De Miguel lamentó que las inversiones previstas por el Estado en la Comunidad, este año, apenas suben un 0,5 por ciento, hasta 1.002 millones.