Los cuatro concejales del Partido Popular en el Ayuntamiento de Sepúlveda renunciaron el sábado a los cargos que ostentaban en el Equipo de Gobierno ante lo que entienden una “falta de cumplimiento del acuerdo de gobierno que firmaron con el alcalde, el socialista Ramón López, pocas semanas después de la constitución de la nueva corporación municipal”

Los populares han hecho público mediante un comunicado que “llevamos ocho meses de legislatura y el alcalde ha empezado a convocarnos para reunirnos hace un mes. Anteriormente, todas las reuniones que hemos tenido desde el 27 de junio, cuando se firmó el acuerdo de gobierno, han sido propuestas por los concejales del Grupo Popular”. 

 “No nos ha consultado, ni siquiera informado, de una sola actuación durante estos ocho meses. No sabemos si es que no ha hecho nada y, si lo ha hecho, ha sido de forma totalmente unilateral y ante nuestro absoluto desconocimiento. La muestra más evidente, pero no la única, ha sido la destrucción del escudo que estaba situado en la fachada del antiguo colegio, de lo que nos enteramos, como la mayoría de vecinos, a través de las redes sociales”, sostiene Raquel Sanz, portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Sepúlveda. “Se trata de una decisión que, además, puede tener consecuencias jurídicas, ya que el alcalde ha ordenado atentar contra el patrimonio de Sepúlveda. Nosotros no podemos respaldar estas actuaciones y de las que, si seguimos gobernando con él, somos tan responsables como él”, añade Sanz.

 Por todo ello, los populares consideran que Ramón López ha roto el acuerdo de gobierno que firmaron ya que, “o no está gobernando, o lo está haciendo ignorándonos completamente, lo que conlleva que desconozcamos las responsabilidades a las que nos enfrentamos”, afirman. “Hemos presentado ante la Secretaria del Ayuntamiento la renuncia a nuestros cargos porque esta situación es insostenible. No renunciamos a nuestro acta de concejal, seguiremos trabajando por los sepulvedanos desde la oposición, como se informó en el pleno”, sostiene Sanz.

En ese mismo pleno, el Grupo Popular del Ayuntamiento de Sepúlveda presentó una moción de reprobación al alcalde por tomar la decisión unilateral de destrozar un elemento del patrimonio de Sepúlveda “sin plantearlo en el pleno ni consultar a expertos”, según el grupo municipal popular. Los motivos que recoge esta moción se refieren a la “falta de información que el alcalde ha tenido con el resto de concejales sobre un tema que fue llevado a pleno en la sesión del 21 de agosto de 2015 y del que no se ha vuelto a informar. En aquel pleno se acordó pedir el asesoramiento de la Diputación sobre la retirada de los vestigios que exige la llamada ‘Ley de Memoria Histórica’ y a día de hoy no se ha informado en pleno de la respuesta de la institución provincial”, sostiene el PP.

Acuerdo de investidura

López accedió al cargo de alcalde tras ser investido con los dos votos de los concejales del PSOE y los tres votos de los concejales de IPS, frente a los cuatro votos de los populares que fueron para su candidata, Raquel Sanz. Tras la investidura fue el alcalde quien se puso en contacto con los populares para alcanzar un acuerdo de gobierno. “Nos costó mucho tomar la decisión de entrar en el gobierno del ayuntamiento pero, al final, nos echamos para adelante respondiendo al compromiso adquirido con los sepulvedanos”, subraya la portavoz del PP. “La situación se ha vuelto insostenible en el ayuntamiento y eso no es bueno para Sepúlveda. La comunicación con el alcalde es nula y no podemos gobernar con alguien que no nos consulta ni un paso de los que da, sea de mayor o menor trascendencia. Es muy grave que nos enteremos de las decisiones que se toman en el ayuntamiento en la calle o por las redes sociales”, añade Raquel Sanz.