El sector de la distribución de vehículos en Castilla y León ha perdido casi 1.500 puestos de trabajo desde que estallara la crisis en 2008, de los que cerca de un centenar corresponden a la provincia de Segovia, según señaló hoy la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor (GANVAM), que agrupa a más de 4.600 concesionarios y servicios oficiales y 3.000 compraventas, entre otros.

El presidente de Ganvam, Juan Antonio Sánchez Torres, que ha participado en una jornada en Valladolid junto a más de un centenar de vendedores y reparadores de la región, ha advertido de que si la caída de ventas se mantiene en los niveles actuales, el mercado nacional podría cerrar por debajo de las 900.000 unidades, lo que supondría la destrucción de otros 5.000 empleos en España, incluyendo varios centenares en Castilla y León.

Otra importante dosis de incertidumbre para el sector es la previsible subida de los tipos de interés que podría anunciar el Banco Central Europeo en breve, así como la situación creada con la futura Ley de Contratos de Distribución Comercial, cuyo anteproyecto deberá ser presentado por el Gobierno en un plazo de tres meses, garantizando “una relación equilibrada y consensuada entre fabricantes y concesionarios” que delimite claramente los derechos y deberes de ambas partes en la distribución de vehículos.

 

Castilla y León lidera la caída

En este sentido, Castilla y León, que ya redujo sus matriculaciones en un 14% durante el pasado año, está siendo precisamente la región más perjudicada por la caída de las ventas en lo que va de año, con descensos superiores al 40% en los dos primeros meses. En las tres primeras semanas de marzo, las matriculaciones cayeron un 42,4% en la comunidad; el retroceso del 49% en el canal de turismos compensó el incremento del 28,4% en el de todoterrenos. 

Por su parte, la provincia de Segovia registró unas ventas de 81 unidades en estas tres semanas del mes, lo que se traduce en un descenso del 44,1% respecto al mismo periodo del año anterior, situándose así como la cuarta provincia de Castilla y León que menos cae. Esta bajada en las ventas se extendió a toda la comunidad, con importantes caídas en Salamanca (-62,5%), Ávila (-57%), Palencia (-47%), Soria (-46,2%), Zamora (-44,2%), Valladolid (-37,3%) León (-37,2%) y Burgos (-26,2%).

DEJA UNA RESPUESTA