A finales de año, siempre nos da por hacer planes, o nos replanteamos el futuro en todos los sentidos, y el financiero es uno de ellos.

Cuestiones como la llegada del momento de la jubilación, el cálculo de la pensión o contratar planes de pensiones complementarios, cobran importancia en este período. Más aún cuando todo lo relativo a las pensiones es uno de los temas más candentes en la actualidad, sobre todo si tenemos en cuenta el grado de desconocimiento y de preocupación por parte  de los ciudadanos. Nada más lejos de la realidad, lo cierto es que no comenzamos a planificar la jubilación hasta los 44 años.

Un estudio llevado a cabo por la compañia investigadora de mercados GFK denominado “Previsión Social Empresarial y Jubilación en España”, nos muestra que los castellanoleoneses no planfican este tipo de cosas, a pesar de que el 54% de los encuestados considera que no tendrán suficiente con la pensión pública.

Del estudio se desprende que un 42,4% no dispone de ningún producto de inversión complementario a la pensión pública de jubilación porque lo ven lejano o no les hace falta. No obstante, el 22,6% considera que sus ingresos se verán muy afectados cuando se jubilen.

Existe un alto desconocimiento y despreocupación hacia la jubilación entre los empleados. De hecho, apenas 5 de cada 10 saben cuál es el período mínimo de cotización necesario para acceder a la pensión de la Seguridad Social y únicamente el 27,6% conoce las modificaciones que se han realizado en su cuantía y en las condiciones de acceso. Asimismo sólo el 28% de los castellanoleoneses confiesa haberse informado con antelación de la cuantía de su futura jubilación. Del 57,6% de empleados que sí dispone de algún producto de este tipo, solo un 4,2% lo tiene, exclusivamente, a través  de su empresa, y 2 de cada 10 no saben qué rentabilidad obtienen. Entre los productos que se contratan, destacan muy notablemente los planes de pensiones.

Del estudio se extrae, que un 26,2% de los castellanoleoneses, dejarían la planificación de su jubilación a la empresa para la que trabajan. De hecho, el 49% considera que es responsabilidad de la empresa contribuir a mejorar la previsión de jubilación de sus empleados.