Los ganaderos de la provincia de Segovia continúan con sus protestas ante las instituciones con motivo del creciente número de ataques de lobos al ganado. En la última reunión, mantenida con el Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, representantes de Unión de Campesinos de Segovia exigieron soluciones urgentes a los ataques.

En el encuentro, celebrado a petición de la Unión de Campesinos de Segovia, se trató la grave situación que están atravesando los ganaderos de varias zonas de la provincia, concretamente Cerezo de Abajo y El Espinar, sufriendo en las últimas semanas ataques continuados. El aumento del número de ataques y la frecuencia de los mismos es tal, que el manejo de los animales de estas zonas de la sierra por parte de sus dueños resulta muy dificil, según aseguran, porque las vacas y ovejas asustadas por los ataques continuados reaccionan con estampidas ante cualquier estímulo o movimiento extraño, provocando una situación de estrés permanente en el rebaño que influye de forma determinante en el manejo, así como en la productividad del mismo. Estas pérdidas no se contabilizan en ningún baremo oficial y, sin embargo, se añaden de forma directa a las propias bajas producidas por los ataques. Los ganaderos, además, manifestaron su disconformidad con la política de ayudas económicas ante los ataques que, según ellos, resultan “absolutamente insuficientes para cubrir las pérdidas reales sufridas”

Unión de Campesinos siempre ha mantenido su postura contraria a la obligatoriedad de contar con un seguro para poder obtener cualquier indemnización, ya que “el lobo es una especie ultraprotegida al Sur del Duero y es la propia administración quien debería contar con un seguro para cubrir los daños que la especie provoque” Esta reivindicación ha sido trasladada al Jefe del Servicio, de manera que sea la propia administración, a través de una reclamación vía patrimonial, la que se haga cargo de la compensación íntegra de los daños de una forma ágil y sencilla para el ganadero.

Por otra parte, Unión de Campesinos de Segovia exigió al Jefe del Servicio Territorial de Medio Ambiente, un control sobre la población existente en las zonas más problemáticas, de manera que se actúe urgentemente para mantener la población en unos parámetros adecuados para hacer compatible la presencia de la especie con la actividad ganadera extensiva. En caso de no hacerlo, aseguran los ganaderos, serán varias las explotaciones que se verán obligadas a echar el cierre ante la desesperación de sus dueños.

Foto: /Ical