Seguro que cuando andáis por la calle, vais al supermercado o simplemente hacia el trabajo, os vienen a la cabeza esas situaciones que os cabrean, inquietan y que os gustaría gritar a los cuatro vientos. ¿No os pasa? Igual somos nosotros, que somos raritos. Pero como los lastres hay que soltarlos, aquí van los “arggs” (que vienen a ser situaciones odiosas) que nos desquician de Segovia: