Echando la vista atrás, 2010 dejó buenos momentos para los periodistas y otros muy amargos. Ayer, los informadores de Segovia entregaron sus premios, precísamente esos que galardonan a las personas que más han colaborado con los medios y, por otra parte, aquellos que han entorpecido el trabajo de la prensa de Segovia. Ya se habían anunciado y, ayer, era el turno de recoger estas piezas, en el Mesón de Cándido. Creadas por Ignacio Sanz, representan a San Frutos y a Dómine Cabra.

La modalidad de San Frutos fue entregada en la concejala de Cultura Clara Luquero y en la directora de la Oficina 2016, Nuria Preciado, por su colaboración durante el proceso para la preselección de Segovia como finalista para la Capitalidad Cultural Europea de 2016. En su discurso, ambas recordaron los momentos de esa final, vividos con intensidad, y emocionadas aseguraron que gracias a los medios de comunicación ha sido posible hacer de Segovia 2016 un proyecto para todos

Por su parte, el Dómine Cabra, que sirve para denunciar las dificultades vividas por el colectivo en su labor informativa, ha recaído en el concejal Javier Arranz, tras “amenazar con denunciar a tres medios por las informaciones relacionadas con un CD en el que se injuriaba el Rey“, según recogió la Asamblea. El edil, que leyó un fragmento de Platón, aseguró tomarse el premio con filosofía y mostró su ‘orgullo y satisfacción por recibir este premio’ considerando que han sido más los momentos buenos que los malos vividos junto a los periodistas.

Los periodistas segovianos también reprobaron la actitud que el Gobierno de Marruecos muestra con los periodistas españoles, coaccionados de libertad en su labor de informar sobre el conflicto del Sahara.

 

DEJA UNA RESPUESTA