El barrio agregado de Zamarramala, vivió ayer el día grande de sus fiestas de Santa Águeda, una celebración dedicada a las mujeres que conmemora desde 1227 la intervención de las mujeres en la reconquista del Alcázar de la capital al entretener a las tropas musulmanas que defendían la fortaleza mientras los segovianos recuperaban el castillo.

La periodista Rosa María Calaf recibió el título de “Matahombres de Oro”, mientras que la secretaria del Coro “Vetusta” de Oviedo Teresa Sánchez Hernández fue la encargada de oficiar el pregón.

Los actos, presididos por la alcaldesa, Clara Luquero, comenzaron con la procesión en honor de Santa Águeda y el juego de banderas y escolta de alabardas que fueron arrebatadas a los sarracenos en la reconquista del Alcázar. A continuación tuvo lugar el baile de las alcaldesas y la misa en la iglesia, para dar comienzo posteriormente con la entrega de los nombramientos. Estas distinciones pretenden reconocer la labor de mujeres destacadas en diferentes ámbitos de la sociedad, como la industria, la cultura, la política y el deporte.

En primer lugar fueron designadas aguederas honorarias y perpetuas Concepción García Sistac, Resurrección Pascual, Rosario Díez, Beatriz Serrano, María Antonia Pozuelo, Elena Hijosa y Soraya Herrero, por su labor en diferentes puestos de responsabilidad en la capital. Posteriormente, las alcaldesas de 2017, Vanesa González y Maite Cocero, entregaron el título honorífico de “Ome Bueno e Leal” a la Federación Nacional de Fibrosis Quística y el ‘Matahombres de Oro 2017 a Rosa María Calaf. La secretaria del Coro ‘Vetusta’ de Oviedo Teresa Sánchez Hernández fue la encargada de oficiar el pregón al que siguió la tradicional quema del Pelele que representa a todo lo malo de la sociedad.