Este sábado 23 de septiembre, en el Centro Cultural de El Espinar, tendrá lugar el VI Encuentro de la Red Ambientalista Segoviana, organizado por la Asociación Centaurea.

En la jornada se hablará de “la ilegalidad de la concesión del paquete de  autopistas de peaje AP-51 (Ávila-Villacastín), AP-61 (Segovia-San Rafael) y ampliación de la concesión de la AP-6 (Villalba-Adanero), otorgada en 1999 por el Estado a Castellana de Autopistas (Iberpistas), hoy Abertis, ilegalidad determinada por la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas de 22 de abril de 2010, conseguida gracias a una denuncia realizada por la Asociación Centaurea y Comisiones Obreras de Ávila, sentencia que España aún no ha cumplido”, especifica Centaurea en un comunicado.

Centaurea considera necesario que la AP-6 revierta al Estado en 2018, cuando vence la concesión, y el rescate de las autopistas AP-51 y AP-61, para resolver los problemas de comunicación de las provincias de Ávila y Segovia.

Protección de Campo Azálvaro

Esta medida, apuntan también desde la organización ecologista, “debe ir acompañada de la protección del paraje natural de Campo Azálvaro por parte de la Junta de Castilla y León y su integración en la Red de Espacios Naturales de Castilla y León con la figura de Paisaje Protegido”.

En una visita sobre el terreno, explicarán los riesgos que sufre Campo Azálvaro, una zona amenazada “por el proyecto de conversión de la carretera AV-500/SG-500, que la atraviesa en toda su extensión, en una vía de alta capacidad”.

La Red Ambientalista Segoviana, que integra a la mayoría de las principales asociaciones activas en el campo de la conservación del medio ambiente en la provincia de Segovia, se constituyó formalmente el verano de 2016 en Fuentepelayo, con el objetivo de unir fuerzas para frenar el intenso proceso de degradación del patrimonio natural que viene sufriendo la provincia de Segovia en las últimas décadas.