El 18 de julio de 2018, el Centro Asociado de la UNED en Segovia cumplirá cuatro décadas desde la firma de los estatutos para su creación en la que fue su primera sede, en los locales del Colegio Universitario ‘Domingo de Soto’, por aquel entonces adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. En estos 40 años, la UNED se ha consolidado como un referente cultural y educativo en la provincia en el que confían más de 1.200 alumnos.

El Centro Asociado de la UNED tiene su imagen más icónica en un edificio histórico emplazado en el número 1 de la plaza de Colmenares, en el caso antiguo de la capital. El historiador y profesor-tutor de la UNED en Segovia, Francisco Javier Mosácula, escribió una pinceladas de esta casa-fuerte señorial cuyos orígenes se remontan “a los lejanos tiempos de la Repoblación” y del que destaca su patio interior porticado que es posterior, del siglo XV.

Los alumnos, profesores y trabajadores de la UNED en Segovia transitan a diario por las estancias que fueron propiedad de la familia de los Contreras, “una de las más antiguas y de más lustre de Segovia” que llegó en el siglo XII procedente de Burgos y, durante muchos años, estuvo al servicio de los reyes de Castilla. Diego González de Contreras fue el fundador del mayorazgo de los Contreras, en el que estaba incluida esta casa.

Las crónicas recogidas por el historiador Javier Mosácula también hacen hincapié en que en este inmueble segoviano se hospedó Santo Domingo de Guzmán, durante su visita a la ciudad, un viaje del precisamente se conmemora este 2018 su VIII centenario. Varios siglos después, en la primera mitad del siglo XX, este edificio fue residencia de otra orden religiosa, de los Jesuitas.

Nueve carreras

La UNED ha tenido como sede principal este casa-fuerte después de dos pasos muy  breves por el Colegio Universitario y por la plaza del Conde Alpuente. El actual director del Centro Asociado, Víctor González, cuenta que arrancó con los estudios de nueve carreras: Curso de Acceso; Derecho; Geografía e Historia; Filología; Filosofía y Ciencias de la Educación; Ciencias Matemáticas; Ciencias Económicas; Ciencias Empresariales y el Curso de Actualización y Perfeccionamiento de Profesores Mercantiles.

En la actualidad, el Centro Asociado de la UNED en Segovia tiene una oferta educativa de 28 Grados y más de 70 másteres. Víctor González recuerda que cuentan con la confianza de 1.200 alumnos, divididos casi a partir iguales, entre las enseñanzas regladas y no regladas. Es una cifra aproximada, según el director de la UNED, porque “sigue abierto el plazo de matrícula”.

Al frente de la Universidad de Educación a Distancia en Segovia, en estos 40 años, han estado Julián Morales, José Luis Gión, Jesús Prieto, Miguel Padilla, Segundo Barroso, Antonio López y Víctor González. Ahora, quieren celebrar este aniversario “devolviendo a la sociedad lo que les ha dado” y acercando a la ciudad “el conocimiento” por eso lo centrarán en la organización de un destacado ciclo de conferencias.

Víctor González asegura que son un centro muy consolidado en la ciudad y en la provincia de Segovia y “con un gran apoyo por parte de las instituciones”, especialmente de las que forman parte del patronato que son la propia UNED, el Ayuntamiento de Segovia y la Diputación Provincial.

Como retos de futuro, González señala que a nivel general la universidad está analizando su metodología a distancia semipresencial para que “esté más basada en la tecnología”, lo que significa un gran reto para toda la universidad, además de ofrecer un mejor servicio a los alumnos “con unas mejores instalaciones” y “más tecnológicas”. Un trabajo que acomete como responsable no sólo del centro asociado de la UNED en Segovia y de los centros que engloba el Campus Noreste, en Castilla y León, Extremadura, Galicia y Asturias.

Romper estereotipos

Para Víctor González es imprescindible destacar la evolución que ha tenido la UNED en toda España y que debe de servir para desterrar y romper los estereotipos que marcan que es la universidad para gente que trabaja porque aunque esto es cierto la UNED “es mucho más” porque al ser una universidad a distancia semipresencial que utiliza plataformas digitales cada vez tienen más alumnos que les escogen como “primera opción” porque “quiere organizar su tiempo, estudiar a su modo o poder hacerlo desde cualquier sitio”.

Otros perfiles de alumnos matriculados en la UNED son personas que en su juventud no pudieron estudiar y ahora sí, sobre todo mujeres, personas que estudian por puro placer para adquiriendo nuevos conocimientos, además de aquellos que buscan en la formación superior el camino para ampliar sus horizontes laborales.

“Hemos evolucionado una barbaridad”, resume González, porque procesos como Bolonia han demostrado que la metodología de la UNED era la más adecuada por ese carácter semipresencial. Como profesor asegura que “da mucha satisfacción poder atender” a estudiantes de 18 años como a personas de más de 80, que sienten como nadie la emoción de aprobar las asignaturas.

El director de la UNED en Segovia remarca que se ha convertido en un firme defensor de esta metodología por “no somos una academia sino una universidad con todas las palabras”, además de ser “muy seria en la realizacion de los exámenes” y “sus graduados gozan de bastante prestigio”.

Función social

Asimismo a nivel personal, Víctor González resalta la labor que realiza la UNED con Instituciones Penitenciarias y que son “la universidad que mejor atiende a las personas con discapacidad” y a personas con una gran dispersión geográfica, en zonas rurales y también los alumnos que siguen estudiando con ellos después de verse obligados a trasladar su residencia “a Londres, Berlín o Nueva York”.

González afirma que la UNED es “algo más que el aula” porque “realiza una gran función social” pero sin perder “un ápice la esencia” de lo que es una universidad y los alumnos pueden acudir todos los días al centro y vivir ese ámbito universitario y en contacto con la ciudad, le hace ser un referente y está imbricado en el territorio y el centro de Segovia es un gran ejemplo