Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre de 2016 publicados hoy certifican que la provincia de Segovia ha comenzado el año como terminó el anterior, sufriendo una “intensa destrucción de empleo”, según ha valorado FES.

La tasa de paro subió en los últimos tres meses de 2015 un 2,30 por ciento, y en los tres primeros de 2016 lo ha hecho un 1,33 por ciento hasta alcanzar el 17,28 por ciento, cada vez más cerca de la media regional que se sitúa en el 18,33 por ciento. El número total de parados, según la Encuesta, alcanza los 13.400, con un incremento de 1.200 nuevos parados respecto al trimestre anterior, con una variación del 9,84 por ciento, la tercera mayor subida de toda la Comunidad Autónoma.

Con estas cifras, los datos interanuales reflejan que la provincia de Segovia tiene 700 desempleados más que hace un año, un 5,51 por ciento, mientras que en las medias regional y nacional los datos apuntan a descensos del desempleo de entre el 10 y el 12 por ciento.

Los datos del primer trimestre de 2016, uniéndolos a los del último trimestre de 2015, son a juicio de FES, francamente negativos y preocupantes.

Por ello, en opinión de FES, es necesario continuar profundizando en reformas estructurales que impulsen la actividad económica, mejoren el marco regulatorio e introduzcan una mayor flexibilidad, para así aumentar la competitividad de nuestra economía, sentando así las bases para que las empresas generen empleo de forma sostenida.

La Federación incide en impulsar, de forma decidida y realista, la creación y consolidación de empresas, toda vez que son las verdaderas generadoras de riqueza y empleo. Para ello, recalca, además, la necesidad de que fluya el crédito hacia la actividad empresarial y que se reduzca la presión fiscal como medidas imprescindibles para que se impulsen el consumo y la inversión y, por tanto, la creación de empleo.