La Plataforma Vibus Segovia, se hace eco de las múltiples quejas que han sido transmitidas por los viajeros de la empresa La Sepulvedana, refertentes a la gestión de compras de los billetes de autobuses de primera hora de la mañana que cubren el trayecto de Segovia a Madrid.

“Las plazas de estos autobuses tienen una gran demanda, siendo imposible adquirir un billete con menos de 15 días de antelación“, a pesar de esto, desde la asociación aseguran que “la empresa no incrementa la oferta de autobuses en dichos horarios”. La plataforma afirma que estos hechos provocan muchos inconvenientes a los viajeros porque les obliga a realizar una previsión de compra a muy largo plazo. Además, manifiestan que “en las máquinas expendedoras solamente se pueden adquirir los billetes con una semana de adelanto, lo que obliga a efectuar la adquisición en las taquillas de las estaciones de autobuses”.

La única opción que le queda al viajero según la plataforma es adquirir billetes para los autobuses semidirectos, pero declaran que La Sepulvedana también añade dificultades a esta elección, ya que “los autobuses de primera hora de la mañana con este recorrido no aparecen como opción de compra en las máquinas expendedoras” y muchos viajeros comentan que “cuando se dirigen a taquilla les contestan que a pesar de tener plazas libres no las pueden vender porque tienen que dar prioridad a los viajeros de los pueblos, por lo que los autobuses salen semivacíos desde Segovia”.

Por otra parte, afirman que “la gestión llevada a cabo por La Sepulvedana en la renovación de la tarjeta mensual, implica que no se puede efectuar la carga del siguiente mes hasta haber consumido la totalidad de los billetes del periodo anterior, por lo que, cuando se hace la renovación del siguiente mes, ya resulta imposible adquirir los billetes de primera hora de la mañana porque esos horarios quedaron agotados quince días antes”.

Otras deficiencias que señalan desde la plataforma es la gestión de billetes en las máquinas expendedoras, situadas en el intercambiador de Moncloa porque “suele producirse una falta de correspondencia entre el periodo de vigencia del abono mensual y las fechas que aparecen en las máquinas automáticas, lo que hace necesario que el viajero realice la gestión de compra directamente en taquilla”. También sostienen que “en la ventanilla suele haber solo un profesional que, además de la venta, las renovaciones y la información al viajero, tiene que acudir a la planta superior para dar la salida a cada una de las expediciones, lo que le obliga a cerrar la taquilla por el tiempo preciso para realizar estas gestiones”.

Desde la Plataforma Vibus Segovia, reiteran que tienen conocimiento de que muchos clientes han trasmitido a la empresa su descontento, sin que hasta el momento la empresa haya puesto remedio alguno. Por su parte, han solicitado reiteradamente una entrevista para tratar estos temas, pero La Sepulvedana no lo considera necesario.