La compañía Nao D’Amores presentará el próximo sábado su adaptación de ‘Comedia Aquilana’, en coproducción con la Compañía Nacional de Teatro Clásico, con dos funciones para alumnos de Secundaria, y el posterior estreno nacional en el teatro Juan Bravo. La directora de la compañía segoviana, Ana Zamora, explicó hoy que Torres Naharro fue “un superautor” del siglo XVI porque fue “el más famoso, el más editado y el más representado” antes de caer en el olvido.

Ana Zamora recordó que en su viaje a través del teatro prebarroco quería “poner un ojo en Italia” para poder saber “qué contaban los españoles” en el Renacimiento, y descubrieron un “ámbito descomunal” porque se centraron en “algo concreto”, en Torres Naharro. “Un extremeño”, argumentó Zamora, que se marchó a Roma donde escribió “mucho teatro” y “trabajó para mecenas de primera línea” como Julio Medici o Clemente VII.

Según Ana Zamora, Torres Naharro estuvo “en el centro de la cultura universal del momento” y marcó el devenir de lo que luego sería el Teatro Clásico Español pero “hoy no se representa porque nos parece un ladrillo”. La directora teatral declaró que “la culpa” no es del autor sino “nuestra” porque hay un empeño en leerlo como “a un Lope de Vega imperfecto” y eso “es un problema” porque que hay que verlo “en su contexto festivo y cortesano”, en un momento donde se estaba naciendo la Comedia del Arte.

Para Ana Zamora era obligado “resucitar a Torres Naharro para la escena” y les vino muy bien para arrancar el proyecto que se cumpliera en 2017, el 500 aniversario de la publicación en Nápoles de su obra magna ‘Propalladia’. Nao d’Amores arrancó el proyecto de ‘Comedia Aquilana’ hace un año siguiendo su rutina de trabajo como compañía residente de la ciudad de Segovia, “apostando por lo pequeño hacia lo grande”, con el proceso de creación artística en “la casita del Arco del Socorro” para después trasladarse a su nave en la entidad local menor de Revenga hasta llegar al teatro Juan Bravo.

En la ‘Comedia Aquilana’ hay en escena un elenco de ocho personas entre actores y músicos pero que “se confunden sus papeles” para crear un montaje en verso pero que es “teatro de hoy para gente de hoy” como lo podrán medir primero “en las funciones para los institutos” y, a partir de ahí, “saliendo al mundo de lo local a lo internacional”.

La directora teatral recordó que las comedias de Torres Naharro se dividen en “a noticias y de fantasía” y su montaje pertenece al segundo grupo porque es “novelesca, caballeresca y fantasiosa” para contar los amores de Aquilino, príncipe de Hungría, que se disfraza de escudero y está enamorado de Felicina, la hija de Bermudo, rey de Castilla, y todo lo que “se monta para que esta historia de amor puede tener un final feliz”, resumió Zamora.

Nao d’Amores, según Zamora, trabaja con música en directo porque “es lo que emana de estos textos” y también la idea del trampantojo, “lo que no es real pero lo aparenta”, y “la máxima significación con una gran síntesis” para crear un espectáculo “muy sensorial” de una hora de duración que fusiona “la elocuencia de lo artístico sobre un escenario popular”.

Por su parte, la directora del Centro Nacional de Teatro Clásico, Helena Pimenta, recordó que la compañía Nao de D’amores es “un equipo de garantía y de excelencia” porque sus propuestas nunca son al uso. Este espectáculo coproducido es fruto de la experiencia que “ha sido muy inspiradora” la beca de Ana Zamora en Real Academia de España en Roma. Pimenta aseguró que las expectativas en Madrid para ver ‘Comedia Aquilana’ es muy alta porque ya hay vendidas entre un 65 y un 70 por ciento de las entradas.