El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, lamentó la pérdida de Adolfo Suárez y envió un mensaje de condolencia tras la muerte de un político, subrayó, “cuyo espíritu permanecerá siempre entre nosotros y del que aprenderemos y hemos aprendido mucho de su trabajo, esfuerzo y buen hacer“.

Arahuetes también quiso recordar, tras lamentar “la pérdida más importante de la democracia en este país“, las “grandes vinculaciones que tuvo con nuestra tierra“, de la que llegó a ser gobernador civil.

Por su parte, el presidente de la Diputación de Segovia, Francisco Vázquez, lamentó la pérdida del primer presidente de la Democracia, Adolfo Suárez, por su valía, por ser un hombre de Estado y por el hecho de que la provincia tenga un “hueco especial en su corazón“, ya que fue en Segovia donde se inició políticamente, cuando fue nombrado gobernador civil, en 1968.

“Aquí dejó muchos amigos”, añadió, para significar que prueba de la huella que dejó es que “gran parte de las personas que le acompañaron en la construcción de la transición democrática eran de Segovia“, Fernando Abril Martorell; Rafael Calvo Ortega, Julio Nieves Borrego y Modesto Fraile. “Siempre ha sido una persona que mantuvo su relación con Segovia”, concluyó.

 

DEJA UNA RESPUESTA