La reacción de la Junta de Castilla y León a las declaraciones del alcalde de Segovia sobre la modificación de la urbanización de Las Lastras-Estación no se ha hecho esperar y el Delegado Territorial de la Junta en Segovia, Luciano Municio, ha remitido un comunicado en el que expresa su discoformidad acerca de lo expresado en edil en la Junta de Gobierno Local celebrada el pasado jueves 20 de enero.

El comunicado asegura no entender la postura “contraria” de Pedro Arahuetes,  que tras firmar el acuerdo con el Consejero de Fomento y el presidente de Adif, manifestaba “que quien más satisfecho estaba era el Alcalde de Segovia, que quiso mostrar su agradecimiento a la Junta y a ADIF … y destacó la importancia de crear un área para 900 nuevas viviendas “. El comunicado, señala además que según el Alcalde, “Segovia no debe conservar sólo su patrimonio histórico, sino también sus vistas y su paisaje, y así cerramos la ciudad por ese lado, creando de por vida una zona rústica, verde y especialmente protegida”.

La Junta de Castilla y León, explica que tras efectuar la entrega del documento del PRAU, se acordó que el Ayuntamiento dispondría de un mes para mandar a la Consejería sus observaciones, y tras recibirlo, y considerarlos pegas menores y asumibles; el 22 de noviembre de 2010 se abrió formalmente la información pública.

Municio asegura que “por sorpresa y sin haber solicitado ninguna reunión técnica para contrastar las posibles diferencias de criterio, y en el último día del plazo para presentar alegaciones, el Alcalde opta por escenificar un nuevo enfrentamiento con la Junta de Castilla y León, que parece claramente relacionado con la proximidad de las elecciones municipales, y se desmarca de un proyecto que había estado apoyando desde el principio”.

En primer lugar, señalan que el Alcalde haciendo referencia al cambio de las 8 hectáreas a las 24 actuales  y que “omite que aquellas 8 hectáreas constituían el ámbito estricto de Las Lastras, en la pequeña franja pegada a la ciudad consolidada, y que el PRAU abarca también el ámbito de la estación de ferrocarril, más una corona de parque para completar el “cinturón verde” de Segovia, un gran parque rural de más de 9 hectáreas”.

Además, Municio sobre la “descompensación” de la que el Alcalde hablaba de viviendas en la nueva urbanización, aseguran que “un mercado inmobiliario que a lo largo de dos legislaturas ha sido incapaz de entregar a los segovianos una sola vivienda protegida, lo que hay que hacer es precisamente “descompensarlo”, cambiarlo y, si es preciso, “ponerlo patas arriba”, porque se ha demostrado ineficaz.

Señalan por otro lado, que la única intención e intención es la de construir viviendas sociales. “Y cuando la Junta de Castilla y León propone 376 VPO y 384 “viviendas jóvenes”, al Alcalde le parecen muchas y dice que la ciudad no podrá absorberlas… Quizás sea que no quiere que nada haga sombra a los desarrollos urbanísticos que sí apoya el Alcalde”.

Respecto a los parámetros urbanísticos el comunicado manifiesta que el Arahuetes omite  de nuevo que el PRAU incluye el ámbito de la Estación, donde el PGOU proponía una altísima edificabilidad, pero no de viviendas, sino de usos terciario; y por otro lado que omite también la presencia de “viviendas jóvenes” de 50 a 70 m2, dos de las cuales cuentan como una sola a efectos del cómputo de viviendas. “Se ha procurado mantener una densidad de viviendas apropiada, ligeramente superior a las 30 viviendas por hectárea, que es el mínimo legal”, señala.

Antes de finalizar y atendiendo a los excesos viales y jardines que el Ayuntamiento criticaba, la Junta pone en duda que el Alcalde se haya estudiado el documento ya que “no se plantea un parque urbano de costoso mantenimiento, sino un espacio de transición al campo, con intervención mínima y bajo coste”.

Para concluir, Municio señala que “son suficientes datos como para dejar claro que, de nuevo, no parece ser el interés de la ciudad lo que mueve al Alcalde de Segovia”.

DEJA UNA RESPUESTA