La Guardia Civil investiga a una mujer por presuntas estafas en varias provincias. El pasado 30 de enero de 2017 el puesto de la Guardia Civil de San Ildefonso recibió una denuncia de una vecina de Segovia en la que se informaba de una posible estafa a través de internet consistente en la suplantación de la identidad de la denunciante para la apertura de una cuenta corriente y la posterior petición de microcréditos a una empresa prestamista.

Iniciadas las primeras investigaciones por la Guardia Civil de San Ildefonso se dio traslado al Área de Patrimonio de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia que, en coordinación con el Equipo de Investigación Tecnológica, continuó con esta labor.

En este caso, el denunciante explicó que, al tratar de efectuar una compra importante, conoció que había sido incluido en una lista de “morosos” y que podría haber sido objeto de una estafa ya que no reconocía el cargo que se le atribuía.

La presunta autora operaba desde la isla de Gran Canaria a través de anuncios que colgaba en internet o en revistas especializadas, ofertando puestos de trabajo, y una vez que alguna persona contestaba al anuncio le solicitaba su currículum, datos del INSS, copia del DNI, etc, para en teoría realizar los correspondientes contratos que nunca se efectuaban, No obstante, se hacía con las filiaciones completas de sus víctimas.

Obtenidos estos datos, la estafadora abría cuentas bancarias por internet y solicitaba microcréditos a nombre de las víctimas en diferentes empresas; cada petición oscilaba como máximo en torno a unos 300 euros, comenzando de esta manera los numerosos inconvenientes para las víctimas, ya que al resultar impagados estos préstamos, terminaban sus titulares en “listas de morosos”, mientras la supuesta autora de los hechos se lucraba significativamente.

Durante la investigación se logró identificar a otra víctima en Ávila sobre la cual pesaba gran cantidad de operaciones económicas, y se había utilizado su identidad con el mismo modus operandi.

El dinero ingresado en las cuentas abiertas por esta persona era dirigido finalmente a otras cuentas bancarias derivadas en un entramado que se había organizado a fin de tratar de borrar el destino final real. La cantidad total estafada ascendía a unos 77.000 euros.

Continuando con las gestiones para la localización, detención y puesta a disposición de la autoridad judicial de la presunta autora de los hechos, los investigadores pudieron constatar que ésta se encontraba desde el pasado mes de febrero de 2018 cumpliendo condena.

A esta persona se le imputan 179 delitos de usurpación de estado civil y otros tantos de estafa y falsificación de documentos; y le constan numerosos antecedentes por hechos similares llevados a cabo por todo el territorio nacional.

Por parte del Área de Patrimonio de la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Segovia, apoyados por miembros del Equipo de Investigación Tecnológica, se instruyen diligencias ampliatorias a las redactadas por el Puesto de la Guardia Civil de San Ildefonso.

Existen muchos métodos de estafa a través de internet. La técnica utilizada en esta ocasión se observa con relativa frecuencia. Para evitar este peligro, los usuarios de la red han de cerciorarse previamente de la identidad de la persona o empresa a la cual ceden sus datos personales.

Las diligencias se han remitido al Juzgado 1ª Instancia e Instrucción nº 3 Segovia.