La Comitiva del Sinodal de Aguilafuente, primer libro impreso en España, recorrerá el centro histórico de Segovia el próximo miércoles. El paseo teatralizado transcurrirá por las calles más emblemáticas de la ciudad vieja y terminará en el Museo Zuloaga, ubicado en la iglesia de San Juan de los Caballeros, que acogerá la representación de la obra ‘El obispo y el impresor’ y un concierto de música medieval.

Será la primera vez que la comitiva se escenifique en la capital segoviana, cita con la que la Asociación Cultural Sinodal de Aguilafuente conmemorará el Día de la Comunidad de Castilla y León y el Día del Libro. El cortejo estará formado por una veintena de actores de la villa, tal y como destacó el presidente de este colectivo, Fermín de los Reyes, en declaraciones recogidas por Ical durante el acto de presentación en el Museo de Segovia, donde estuvo acompañado por el delegado de la Junta, Javier López-Escobar.

A las 11 de la mañana del miércoles tendrá lugar, precisamente en la sala de exposiciones de este museo, el inicio de la actividad. Y media hora después comenzará el paseo teatralizado con una comitiva que también contará con intérpretes de música medieval. Partirá de la calle Socorro y concluirá en la citada iglesia, en la plaza de Colmenares, tras pasar por Judería Nueva, Marqués del Arco, plaza Mayor, Isabel la Católica, plaza del Corpus, Juan Bravo, Cervantes, el Azoguejo, San Juan y la plaza del Conde de Cheste.

El cortejo llegará sobre las 12.30 horas al Museo Zuloaga, donde será recibido por un coro. Será entonces cuando se inicie en el interior de la iglesia la representación de ‘El obispo y el impresor’, con texto de Miguel Gómez Andrea ‘Gol’. “Ha sabido hacer de un texto jurídico canónico una obra muy entretenida”, valoró De los Reyes.

La obra escenifica la posible entrevista que mantuvieron el entonces obispo de Segovia, Juan Arias Dávila (encarnado por Tomás Conde), y el impresor Juan Párix de Heidelberg (Raúl Conde), en presencia del secretario de este último, fray Antón (Florencio Herrero). El prelado le encargó al alemán la impresión del ‘Sinodal de Aguilafuente’ y otros textos para la formación del clero; y la obra recrea una reflexión y una disputa sobre el uso de la imprenta, con posturas encontradas entre el obispo humanista y el secretario, temeroso del nuevo invento.

Los interesados en asistir a la representación, gratuita hasta completar el aforo, podrán recoger las entradas en el Museo de Segovia a partir de las 10.30 horas del miércoles. Y a su término, sobre las 13, el coro Sinodal de Aguilafuente ofrecerá una actuación musical con obras del cancionero del siglo XV bajo la dirección de Juan Gómez de Caso.

 

Primer libro impreso de España

Aguilafuente da nombre al primer libro impreso en España, el ‘Sinodal de Aguilafuente’, datado en 1472. Contiene las actas y documentos complementarios del Sínodo diocesano que se celebró allí en junio de ese año para abordar distintos asuntos encaminados a la reforma del clero; y ese fue precisamente el motivo por el que la imprenta de Gutenberg llegó a esta villa de menos de 700 habitantes antes que a Barcelona (1473), Valencia (1473), Sevilla (1477) o Salamanca (1488), ciudades más importantes y desarrolladas del siglo XV.

La localidad reivindica desde 2003 con una representación teatral la introducción de la imprenta en España y la apertura a la modernidad. En concreto, el hecho histórico en el que se basa esta obra se celebró entre el 1 y el 10 de junio de 1472, fecha en la que se reunieron en la iglesia de Santa María de Aguilafuente los representantes de la diócesis, religiosos y laicos, convocados a Sínodo por el obispo Juan Arias Dávila.

En aquella reunión se propusieron medidas para la reforma de la diócesis segoviana, bastante deteriorada a causa de la relajación de las costumbres y de la escasa formación del clero. De aquellas discusiones surgieron las constituciones sinodales que, por primera vez en España, se llevaron a la imprenta, y que hoy se conocen como ‘Sinodal de Aguilafuente’.

El obispo pretendía una serie de obras en la línea reformista y de formación de su clero, por lo que había traído a Segovia a un impresor alemán venido de Roma, Juan Párix de Heidelberg. Y empezó por el Sinodal, al que siguieron ocho libros más hasta 1476.

DEJA UNA RESPUESTA