La Casa de La Moneda se ha convertido en un laboratorio del paisaje con la exposición “Un jardín japonés: topografías del vacío”, de la artista Esther Pizarro. La colaboración entre el Ayuntamiento de Segovia y la Casa Asia ha permitido traer este proyecto a la capital. La muestra reproduce la topografía del país nipón, su división política en 8 regiones y 47 prefecturas, representándolo en islas. Estas “topografías del vacío” están delimitadas por contendores escultóricos, construcciones hechas por el artista, sobre los que descansa la vegetación con los que refleja, simbólicamente, los cambios sociales y urbanos de Japón.

El espectador puede contemplar y sentirse un elemento más del montaje desplazándose entre las piezas de gran formato que integran la instalación, pisando un mar de sal.

Esther Pizarro pone espacial atención en las escalas territorial, paisajística, cartográfica, urbana y humana que ha fundido en esta instalación única, de gran formato e impacto visual.

La Real Casa de Moneda se convierte en un laboratorio del paisaje donde se intenta potenciar el acercamiento a un modelo, que se presta a la lectura comparada de paradigmas marcados por el peso de la tradición y su constante reinvención.

Cada trazo, cada planta y vegetación, cada uno de los colores empleados y resultantes tienen su significado. Nada es casual.

La exposición “Un jardín japonés: Topografías del vacío”, comisariada por Menene Gras Balaguer, se podrá visitar hasta el 17 de enero de 2016.