Izquierda Unida de Castilla y León valora el compromiso de la Comisión Europea de volver a evaluar el impacto de la planta de compostaje de la localidad segoviana de Fuentepelayo. El coordinador Provincial de Izquierda Unida Segovia, José Luis Ordóñez, que defendió la denuncia presentada por la ‘Plataforma no más mierda’ ante la comisión de Peticiones de la Eurocámara, explicó que la vulneración de las directivas de gestión de residuos es evidente y pidió la intermediación de las instituciones europeas ante la inacción del Ayuntamiento y de la Junta, a quienes acusó de estar “haciendo la vista gorda”.

Ordóñez, según una nota de prensa remitida por IU, lamentó que se haya tenido que llegar a Bruselas y que haya tenido que ser “la propia ciudadanía la que haya acabado levantando la voz”, a la vez que recordó que “la empresa unipersonal que gestiona la planta de compostaje de Fuentepelayo nunca produjo abono orgánico, que era para lo que tenía la licencia”.

Por su parte, la eurodiputada de IU Ángela Vallina considera que la contaminación descrita por Ordóñez y acreditada por el Seprona “está fuera de toda duda” y que por tanto “queda demostrado que existe una vulneración de la directiva de tratamiento de residuos”.