José Sarrión, procurador de IU-Equo ha presentado un conjunto de preguntas en las Cortes sobre el estudio informativo realizado sobre la construcción de una variante de la carretera SG-500 en El Espinar. El informe prevé una conexión con la N-VI a la altura del Polígono Industrial y contiene tres alternativas de trazado, cada una de ellas con tres opciones más de conexión con la N-VI.

Sarrión pidió información sobre los argumentos aportados para la construcción de esta variante “puesto que ninguno de los trazados propuestos en el documento permiten entender el sentido de su construcción”, dijo. “No existe un exceso de tráfico, ni éste debe alejarse del núcleo urbano y además existen rutas alternativas a través de las carreteras N-110 y N-VI en su tramo Villacastín-El Espinar”.

Sarrión recordó también los “efectos negativos” que para los habitantes de El Espinar tendría la construcción “tanto por coincidir el trazado con zonas de alto valor agropecuario, como por impactar directamente sobre una zona con varias figuras de protección ambiental”

Para IU-Equo, el único argumento se sustentaría en un aumento del tráfico procedente de o dirigido a la carretera SG-500, constituyendo una alternativa viable a las autopistas de peaje o incluso al uso de la ruta por carreteras convencionales. “De producirse, debería de ensancharse la vía y eliminar curvas y cambios de rasante”, apuntó Sarrión que consideró que esa actuación “supondría prejuicios medioambientales y un aumento del número de vehículos, incrementando el tráfico por la N-VI a la altura del núcleo de San Rafael”.