Cerca de un centenar de propietarios de terrenos se ha interesado hasta la fecha por producir judión de La Granja bajo la nueva marca de garantía, registrada el pasado 10 de enero y en pleno proceso de desarrollo. La mitad de ellos no lo ha cultivado nunca esta variedad de legumbre, pero está dispuesto a iniciarse aprovechando que cuentan con parcelas dentro del área geográfica delimitada por el reglamento de uso.

La asociación que gestionará el proyecto, entretanto, ultima los trámites para su definitiva constitución. El 24 de febrero remitió toda la documentación al registro a través de la Delegación Territorial de la Junta en Segovia, una vez corregidas algunas observaciones sobre los estatutos; “y ahora ya es cuestión de días”, destaca en declaraciones a la agencia Ical quien ocupará el cargo de presidente, Jesús Gómez Grande.

El paso es obligado para poder avanzar, dado que la Asociación Tutor del Judión de La Granja, encargada de “velar por el cumplimiento del reglamento de uso”, debe disponer de CIF para formalizar la solicitud de ayudas a las administraciones públicas para llevar a cabo las siguientes fases. Tendrá el apoyo de la Junta, la Diputación y el Ayuntamiento del Real Sitio, principalmente, aunque también espera contar con el organismo autónomo Parques Nacionales.

La Consejería de Agricultura y Ganadería, dentro de su línea de apoyo al Fomento de la Producción de Productos Agrícolas de Calidad, suele sufragar los gastos para iniciar la actividad en el primer año, desde los equipos y programas informáticos hasta el mantenimiento de páginas web o los costes del personal administrativo; y colabora, con la cobertura de hasta un 50 por ciento de la inversión, en acciones de promoción y publicidad como la participación en ferias nacionales o la organización de degustaciones o presentaciones.

El reglamento de uso contempla un ámbito geográfico de 26,07 hectáreas que se extienden por 131 municipios del sur de la provincia segoviana que suman una capacidad de producción estimada en 32.132,5 kilogramos. Y de momento, los interesados en convertirse en operadores de la marca tienen terrenos en pueblos como Caballar, Navalmanzano, Cabañas de Polendos, Escobar de Polendos, Valseca, Martín Muñoz de las Posadas y Otero de Herreros, entre otros. Aparte de La Granja, donde se han previsto 4,5 hectáreas en la finca de Pulimento como banco de semillas.

No obstante, la idea es cultivar sólo una de esas 4,5 hectáreas este año, ya que la cosecha resultante se destinará exclusivamente a abastecer a los productores. En ella se sembrarán el próximo mes de mayo entre 90 y 100 kilos de judiones, previamente analizados por el Consorcio Agropecuario Provincial (dependiente de la Diputación), para recoger en otoño unas dos toneladas de semillas y generar al año siguiente una producción ajustada a la demanda.

 

Objetivo, 25.000 kilos de producción neta

La primera cosecha protegida será por tanto la de 2015: “Según nuestros estudios, basados en sondeos a restaurantes y puntos de venta, necesitamos unos 25.000 kilos para sostener la marca, y para alcanzar esa cifra basta con esos 2.000 kilos de semillas resultantes de la siembra de una hectárea del banco”, explica Gómez Grande.

De hecho, esa simiente da para obtener una cosecha bruta de 40.000 kilos tras cultivar entre 22 y 23 hectáreas de terrenos de los futuros operadores, si bien la asociación calcula que la producción neta (amparada finalmente por la marca) se situará en torno a un 65 por ciento, mientras que el 35 restante será “de estrío”.

Entre los titulares de tierras que se han interesado en cultivar judión con marca de garantía “hay de todo”, aunque de media cada uno aporta media hectárea. Para una extensión de ese tamaño la “dosis de siembra recomendada” asciende a 45 kilos, de los cuales se obtendrá una cosecha de en torno a una tonelada.

La semilla puede provenir de la parcela localizada como banco o de “cualquier otra de la que se disponga”, siempre y cuando se haya facilitado antes una muestra a la asociación para someterla a los controles físico-químicos del Consorcio Agropecuario Provincial. “Ahora mismo se está cubriendo buena parte de la demanda con judiones que no son los auténticos, y eso es justo lo que se pretende evitar ahora”, advierte el presidente de la asociación, que sigue atendiendo peticiones a través del correo electrónico ‘eljudiondelagranja@gmail.com’.

Quienes ya cuenten con semilla certificada “pueden sembrarla este año para ir probando el terreno”, pero esa cosecha no será comercializable bajo la marca de garantía. Los productores tampoco deberán inscribirse aún ni pagar cuota, que a partir del año que viene se situará en torno a los 30 euros por hectárea.

La cosecha de 2015 también podrá contar ya con el cultivo de las 4,5 hectáreas del banco de semillas, que dejará de actuar como tal para pasar a manos de “una cooperativa o una empresa”, ya que la asociación “debe limitarse a gestionar la marca y, en ningún caso, producirá ni comercializará”.

Y finalmente tampoco se encargará del envasado y etiquetado: dos plantas situadas dentro del ámbito geográfico de la marca se han ofrecido ya a llevar a cabo esta labor en la primera cosecha, aunque “el anhelo” de la asociación es que la futura cooperativa la asuma con la cesión de una nave propiedad del Ayuntamiento granjeño.

Son, en resumen, los primeros pasos para el desarrollo de una marca de garantía que se extenderá a todos los eslabones de la cadena para “dar mayor estabilidad a la producción y comercialización de este producto, garantizar su calidad diferenciada e incrementar su presencia en el mercado nacional”, argumentan fuentes de la Consejería de Agricultura y Ganadería. Y al mismo tiempo, sobre todo se pondrá coto al uso indiscriminado de esta denominación para otras variedades dentro y fuera de la provincia, e incluso del país.

Porque con la regulación de la producción no sólo quedará amparado quien trabaje el fruto en el campo, sino también los comercios que se distingan por ello o a los establecimientos que cocinan esta joya gastronómica que no falta en la carta de ningún restaurante típico segoviano.

DEJA UNA RESPUESTA