Es uno de los grandes de la literatura en castellano, y armado de su bagaje de contador de historias maravillosas participó en el ciclo de conferencias ‘Valor y Sociedad’ de la Fundación Valsaín que este año está dedicado al valor de la lectura. Gustavo Martín Garzo aprovechó para reivindicar el papel del lector como creador a la misma altura que el escritor porque la lectura cierra el ciclo literario siendo un “acto de creación tan decisivo y profundo” como la propia escritura.

Martín Garzo aseguró que cada lector “crea su propio libro” y siempre es distinto en función de “sus propios deseos, aptitudes o cualidades” y lo comparó con una partitura de partitura musical que no sólo necesita ser escrita sino también un intérprete que ponga “su vida, su talento y su técnica en la tarea de transformar esos signos” que están reflejados en el papel.

Ante el público que asistió a la Iglesia de San Quirce, Martín Garzo explicó que siente el deseo de transmitir el valor que tienen los libros que guardan muchas cosas importantes, entre ellas “todos los sueños que han tenido los hombres a lo largo del tiempo” porque la literatura es “un grandísimo almacén”. El escritor vallisoletano lamentó que “pasemos de largo por las puertas de las bibliotecas y las librerías” sin ser conscientes de los “auténticos tesoros” que se guardan allí.

Gustavo Martín Garzo aseguró que no tiene respuesta a la pregunta que se hace cualquier persona que ama los libros de cómo puede haber gente que no le guste leer y sólo puede decirles que “es una pena porque no saben lo que se pierden” al no valorar que los libros guardan “cualquier locura” que les pueda pasar por el pensamiento porque “alguien antes que él ya ha dejado constancia de ella en un libro”.

El escritor remarcó que la lectura permite acceder “a los deseos más ocultos y desconocidos” y “los deseos”, cumpliendo una de las misiones claves de la vida que es “desvelar los secretos”. Martín Garzo afirmó que aunque como “decía Larra, escribir en España es llorar”, no hay que quejarse porque ser escritor es “tu vida, tu pasión” pero “no tienes ningún derecho a exigir” que lo demás tengan que aceptarlo y “lo único que puedes hacer es ofrecerlo y si alguien lo quiere pues encantado de la vida”.

Entender la vida 

Martín Garzo remarcó el papel fundamental y decisivo que juegan los padres para conseguir que hayan futuros lectores y deberían sentir “como una obligación básica” contar cuentos a sus hijos, dedicarles “ese momento especial aunque estén muy cansados”. En su opinión, la literatura “se funda” en el momento en que se le cuenta un cuento a un niño con “historias que son tan extraordinarias” que le ayudan “a entender el mundo y la vida”.

El escritor vallisoletano explicó que si se leen cuentos desde que “es un bebé” será mucho más fácil que “el día de mañana se de cuenta” de que las historias “están contenidas en los libros” y, cuando no tengan cerca a sus padres, “se decidan a coger ese libro para ver si las encuentra”.

Martín Garzo sostuvo que todo escritor es en el fondo “el lector de un libro que todavía no existe”, porque mientras lo escribe se “se transforma en su primer lector” porque siente “la locura” de escribir “ese libro que falta”, que “todavía no está en los estantes de las librerías”. Martín Garzo recordó a su amigo el desaparecido poeta segoviano Luis Javier García Moreno y agradeció que los libros “nos ayuden a dialogar con los que ya no están a nuestro lado”.