El presidente de la Federación Empresarial Segoviana, Andrés Ortega, ha anunciado que el grupo Copese, con sede en Coca, ha sido elegido como Empresario del Año-Premio ‘José María Antona’.

La entrega del galardón tendrá lugar en el transcurso de una gala el próximo 16 de junio. El director general del Copese, José Muñoz, recordó que están celebrando su cuarenta aniversario y que su gran apuesta es “dar el salto” de 50 a 60 millones de facturación en los próximos siete años, con una mayor implicación en la internacionalización.

Para el presidente de los empresarios segovianos, el grupo Copese es un ejemplo por su capacidad para generar empleo y riqueza en la provincia. Además recordó que es una empresa familiar dentro del sector primario, en la industria agroalimentaria y cárnica. “No ha parado de invertir ni cuando la crisis agudizaba”, afirmó Andrés Ortega, con una apuesta por “la diversificación y la innovación”. Recalcó que este premio es la escenificación del “respaldo empresarial” a quienes sacan adelante sus proyectos con “ilusión, talento, espíritu innovador y capacidad de superación”. Copese también recibirá el premio CECALE de Oro, que concede la patronal regional.

El director general del grupo Copese, José Muñoz, agradeció a la FES, este reconocimiento que les ayuda a seguir impulsando su actividad, con el valor de una trayectoria de cuatro décadas. Copese mira al futuro con optimismo y con varios retos por delante. El gran objetivo es poder dar el salto de los 50 millones de euros que factura actualmente al año a alcanzar “los 60 millones en un horizonte de 6 o 7 años”, resumió José Muñoz.

Tiene en marcha las obras de construcción de una nueva fábrica en el municipio segoviano de Coca, que espera poder poner en marcha en 2019. Supone una inversión de 6 millones de euros y tiene una proyección de producir alrededor de 150.000 toneladas de pienso al año. Copese produce pienso para ganado porcino y vacuno.

El segundo gran reto para Copese es la ampliación de la industria cárnica para buscar una mayor expansión internacional. Una apuesta por la exportación obteniendo las homologaciones necesarias en diferentes países. “Responder a la de demanda que hay en los mercados asiáticos en porcino”, explicó José Muñoz. Totalmente conscientes de que en cada mercado tiene una normativa especifica para el sacrificio y el despiece de animales. “Requiere más trabajo y más mano de obra por los controles de trazabilidad”, resumió.

Sumando estos dos retos, José Muñoz estima que el grupo Copese puede crear cerca de cien nuevos puestos de trabajo. La plantilla actual de trabajadores es de 211 personas. El tercer objetivo, expuesto por José Muñoz, está dirigido al sector vacuno porque está dentro de su área de actuación, al producir pienso para vacuno. “Estamos comercializando vacuno de nuestros clientes y ahora daremos el salto a la industria cárnica”. Convencidos del éxito siguiendo la estela que marcaron con el porcino blanco y el ibérico.

Arraigo en el medio rural

Para José Muñoz, la filosofía de Copese es muy clara. “Creemos firmemente en la industrialización del campo”, afirmó, porque el valor añadido debe quedarse en las zonas rurales. “Es absurdo producir aquí cereales, animales u hortalizas y que luego se vayan a transformar a las grandes ciudades”, afirmó rotundo el director general de Copese. El arraigo a la tierra y la diversificación de sus productos fueron dos de los puntos que destacó el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, en su visita a la instalaciones del grupo, el pasado mes de enero, para conmemorar su 40 aniversario.

Este grupo empresarial nació en 1976 como comercializadora de pienso, de hecho, su nombre significa, Comercializadora Pecuaria Segoviana. En un primer momento, tuvo su sede en Sepúlveda, pero por decisión estratégica se traslada a Coca. “Al ser una zona más ganadera y además, por tener cerca mercados importantes”. En el año 1993 se crea la marca ‘Embutidos Eresma’ para la producción de jamones, embutidos, despiece y canales.

Una década más tarde, obtuvo el primer premio de internet de Castilla y León, en la modalidad de empresa, por su programa ‘Hermes’. Un proyecto pionero en España en la transmisión de datos en tiempo real. Su gran expansión se produjo en el lustro entre 2010 y 2015, cuando pasó de una facturación de 30 millones a superar los 50 millones de euros.