El maratoniano Pleno del Ayuntamiento de Segovia ha servido, entre otras cosas, para confirmar la salida de Javier Giraldez del Consistorio lo que deja a la formación que hasta ahora representaba en minoría con respecto al PP. Los socialistas quedan ahora con 10 concejales por 12 del Partido Popular más 1 de Izquierda Unida y Javier Arranz como concejal no adscrito.

Giraldez, que hace algunas semanas ya adelantó que renunciaría a su cargo cuando supo que no contaba para la alcaldesa Clara Luquero en su nuevo equipo de trabajo de cara a las próximas elecciones, baraja ahora la posibilidad de concurrir o no a las elecciones municipales aunque aseguró segñun sus propias palabras “no encajar en ningún partido”. En su despedida, Giraldez ha hecho autocrítica y ha asegurado que “No hemos sido capaces de cubrir las expectativas”, y ha lamentado la falta de entendimiento entre los partidos que ha predominado durante este último mandato: “Segovia esperaba más y sigue esperando más de nosotros”, añadió, y por ello pidió un “esfuerzo” a la siguiente Corporación, “menos insultos y más resultados”.

Luquero, por su parte, quiso valorar la cordialidad mostrada por Giráldez hasta el mismo día de su renuncia, y los portavoces de IU, PP y PSOE coincidieron en agradecerle su trabajo durante los cuatro últimos años aunque Jesús Postigo le recriminó haber “tirado la toalla hace tiempo”

A partir de ahora la incertidumbre está en si el PSOE tiene o no tiempo para sustituir a Giraldez por otro compañero de la lista de cara al último pleno de la legislatura. De no hacerlo, el equipo de Gobierno quedaría a expensas de las posibles coaliciones del resto de fuerzas políticas en su contra. En este particular, el PP ha vuelto a recalcar que “garantizará la gobernabilidad”

Foto: Javier Giraldez y Clara Luquero en una imagen reciente/Ical