El Grupo Municipal Popular preguntó en el último pleno corporativo sobre el estado del convenio con la Universidad Rey Juan Carlos para que el Instituto de Danza Alicia Alonso se convierta en futuro “inquilino” del Centro de Innovación y Desarrollo Empresarial, conocido como edificio CIDE del CAT pues aunque la inversión en el edificio avanza, actualmente, no existe ningún documento que garantice esa futura ocupación según indica el PP. Además de esto, el proyecto ha sufrido modificaciones para que las instalaciones respondan a las necesidades de uso para el centro de estudios madrileño, con el consiguiente sobrecoste económico.

El PP ha preferido mantenerse cauteloso desde que hace meses se conociese la noticia del “acuerdo” entre el Ayuntamiento y la Universidad Rey Juan Carlos para la ocupación del CIDE, puesto que aún faltan otros dos millones más para su conclusión, sin contar determinados sobrecostes que impliquen el cambio de uso. Y desde el PP no se entiende que el Ayuntamiento haya accedido a ejecutar la obra según las exigencias de la Universidad Juan Carlos sin tener el documento firmado que garantice su futura implantación en la ciudad. Consideran que el Ayuntamiento debería haber dado algún paso más para intentar materializar el acuerdo con la universidad madrileña en un compromiso avalado por un documento firmado por ambas partes. También señalan, que la web de la Universidad recoge que los institutos como el de Alicia Alonso se crean, modifican y suprimen por decisión de la Comunidad de Madrid, con lo que podria darse el caso de que el proyecto eoducativo acabara antes de la fecha anunciada de finalización (mediados de 2018).

Al mismo tiempo, el PP advierte que se entregará un edificio acabado y sin más contraprestación que el mantenimiento del mismo durante el tiempo que el Instituto Alicia Alonso permanezca en el mismo (con la reserva de un 20% para las dos empresas que ya están en los locales del CAT). Haciendo incidendia en que no quiere que se repita un caso parecido al del Centro Deportivo Carlos Melero.