Cerca de 400 personas se dieron cita en la plaza del Azoguejo convocadas por los colectivos feministas de la ciudad para mostrar su indignación contra la puesta en libertad de ‘La Manada’ decidida por la Audiencia de Navarra.

En el transcurso de la concentración se leyó un manifiesto en el que se considera la decisión del tribunal “una burla a las mujeres y a toda la sociedad”. Tras analizar algunos detalles de la sentencia, el manifiesto exige que cambien las leyes y respeto a la integridad de nuestra dignidad, también física. “Nos piden dignidad y nosotras exigimos justicia”, señalaron, al tiempo que aseguraban que “la vida y la dignidad de cualquier persona no pueden esperar prolongados debates en cómodos sillones”.

En la concentración, que fue mixta, se corearon eslóganes contra la decisión judicial, así como contra la cultura patriarcal, y de solidaridad con todas las víctimas de violencia. Como en ocasiones anteriores, numerosas mujeres hicieron públicos sus testimonios referidos a la lucha de las mujeres por la igualdad y contra la discriminación.