La historiadora del Arte Mercedes Sanz de Andrés conoce muy bien la belleza enigmática que tiene el cementerio de Segovia, que cobra un especial protagonismo durante estas fechas por el Día de Todos los Santos y los Fieles Difuntos. La propuesta que lanza a los segovianos para el domingo 28 de octubre, dentro del ciclo ‘Tiempo de Ánimas’, organizado por Turismo del Ayuntamiento de Segovia, es compartir una visita nocturna al Santo Ángel de la Guarda, “entre dos luces”, para rastrear la huella y el legado de los antepasados porque el cementerio es “un eslabón entre el cielo y la tierra”.

Sanz de Andrés explica que el título de la visita guiada ‘Difuntos y estrellas’ hace referencia a la oportunidad de poder “aunar el encanto” de recorrer el cementerio por la noche, con la luz de las estrellas, “mirando hacia arriba” para recordar todos los significados y la historia de estos espacios que unen el cielo y la tierra. La visita guiada da comienzo a las 19.00 horas.

La historiadora y experta en Arte Sacro avanza que el punto de partida de ‘Difuntos y Estrellas’ es el espacio físico junto al que se decidió instalar el cementerio extramuros de Segovia, una construcción religiosa que ya existía: la ermita del Santo Ángel de la Guarda, que fue construida a principios del siglo XVIII y cuyo mantenimiento, desde el año 1720, recayó en el gremio de los cardadores, los encargados de cardar y apartar la lana.

Sanz de Andrés argumenta que la política de los cementerios civiles surge con un cambio de mentalidad en relación con los enterramientos por la política ilustrada del rey Carlos III. De hecho, Segovia y más concretamente el Real Sitio de San Ildefonso, tuvo “el primer cementerio civil extramuros de España”, que se convirtió en “un modelo arquitectónico” para el resto de los cementerios del país, por lo que estamos ante “todo un hito arquitectónico y antropológico” de preocupación por la salud de las personas y alejar los enterramientos de las iglesias y templos.

El informe de Proust

El consistorio de Segovia animado por esta nuevas ideas ilustradas tenía un gran empeño en construir el cementerio a la afueras de la ciudad pero se “topó con las ideas tradicionales de la Iglesia”. El obispo Francisco Jiménez, aprovechando la presencia del científico francés Louis Proust, profesor del Real Colegio de Artillería, ubicado en el Alcázar de Segovia, le encargó, en 1793, que analizara la calidad del aire de los lugares cercanos a los sepulcros.

El ilustre químico así lo hizo y tomó muestras de diferentes iglesias segovianas como San Martín o San Francisco, de la propia Catedral y lugares cercanos a su laboratorio en la Casa de la Química. Su conclusión fue que los porcentajes de oxígeno eran parecidos por lo que, aún siendo un gran defensor de la Ilustración, dejó claro que no había contaminación en el aire en las inmediaciones de sepulcros y fue un paso más allá, afirmando que este aire estaba más limpio y libre de contaminación que “muchas alcobas de los que hacían estas propuestas”, resalta Mercedes Sanz.

Lugar estético para visitar

El segundo escenario de la visita nocturna al cementerio segoviano es en su parte más antigua, del siglo XIX, en el Patio I, donde se encuentra “el nicho más antiguo de 1846 que pertenece a un canónigo”, a Don Felipe Pardo García, además están enterradas otras destacadas personalidades como Tomás Baeza y la familia Carral.

La experta en Arte Sacro también hizo referencia a otro curioso documento, de finales del siglo XIX, en el que se muestra “la preocupación por hacer tumbas que fueran bonitas y estéticas”. Hubo, por lo tanto, un interés municipal por que el cementerio fuera un lugar que tuviera un estilo y un valor desde el punto de vista botánico, con sus árboles, que se cuidaran todos los destalles para que fuera del agrado de los turistas de la época, de los visitantes que acudieran al cementerio.

A lo largo de las décadas, en el ‘Santo Ángel de la Guarda’ también se ha dado rienda suelta a la creatividad y la belleza en la escultura de los nichos y panteones. Mercedes Sanz llevará a los participantes de ‘Difuntos y estrellas’ por los lugares donde están enterrados artista como Emiliano Barral, Florentino Trapero y José María García Moro. Así como otros personajes ilustres y muy destacados en la historia de Segovia como el coronel Rexach o el escritor José Rodao. La historiadora afirmó que son personas que compartieron la vida de la ciudad y siguen presentes “en la muerte” porque están “ahí y no se olvidan”.

El cementerio segoviano es un lugar “muy bonito” que espera con la “sutileza del arte para hablar del más allá” a través de la escultura, pero también a través “de la palabra con la riqueza y originalidad de los epitafios”.

Panteones militares

Recorrer el cementerio segoviano con otros ojos, con los que siempre le mira Mercedes Sanz, para descubrir el lado más artístico, cultural y por qué no anecdótico porque en la primera zona del siglo XIX también merece la pena conocer que la Academia de Artillería de Segovia no sólo lleva dos siglos dejando su huella en la vida de la ciudad, también “una huella imborrable” en el cementerio con una iconografía y un lenguaje diferente al civil, que define a estos profesiones.

En el camposanto de la ciudad, la Academia de Artillería dispone de varios panteones militares, en los que yacen artilleros que dieron su vida por España, como un alférez que falleció en el año 1944 o dos alumnos de la Academia, que mueron en combate. El año pasado, por estas fechas, se celebró una ofrenda floral y un responso, con la presencia de los directores, profesores y alumnos de la Academia.

Tiempo de Ánimas

La Concejalía de Turismo y Patrimonio programa, por segundo año consecutivo, ‘Tiempo de ánimas’, el lunes 29, a las 19.00 horas, con la visita teatralizada ‘El duelo en el judaismo’, recorriendo el cementerio judio del Pinarillo, y, al día siguiente, una conferencia del experto Carlos Porro para saber cómo vestirse para la ocasión ‘La indumentaria tradicional para tiempos lúgubres’, cómo había que acudir para “cumplir con el ritual de las celebraciones más tristes: tiempos de funerales, lutos, duelos y ánimas”.