Finalmente la Avenida Fernández Ladreda pasará a denominarse Avenida del Acueducto después de que el Pleno del Ayuntamiento así lo haya decidido solo con los votos del equipo de Gobierno y apelando al voto de calidad de la alcaldesa.

El cambio de las denominaciones de hasta 9 calles de la capital, promovido por el equipo de gobierno e Izquierda Unida con motivo de la aplicación de la memoria histórica y su pacto de gobernabilidad, se produjo de manera sorpresiva  motivado por la ausencia del concejal del Partido Popular José Antonio Garvía, que no acudió al Pleno por encontrarse de viaje. Después de una primera ronda de votaciones, los concejales del Partido Popular y el no adscrito Javier Arranz votaron en contra del cambio mientras que los socialistas votaron a favor. Solo la aplicación del voto de calidad de la alcaldesa ha permitido el cambio de los nombres de las calles. También se aprobaron los nombres de la Plaza Ramiro de Ledesma que pasará a ser San José; General Varela que pasará a ser Celinda; Capitán Perteguer que pasará a ser Virgen de la Piedad; Comandante González que será Costaleros, Francisco Atorrasagasti que será Francisco Giner de los Ríos; Hemanos Torres Chacón que pasará a ser Los vecinos y Hermanos Martínez Aguilar que pasará a ser Tomasa de la Iglesia.  

Después del Pleno, el Partido Popular ha mostrado su malestar con el resultado de la votación asegurando que : “Esta propuesta está fundamentada únicamente en una decisión arbitraria consensuada por los concejales socialistas con IU”. el Partido Popular, además, asegura que : “La propuesta ha salido adelante con el voto de calidad de la alcaldesa, Clara Luquero, voto que hará que se cambie el nombre de las calles, incluidas aquellas, como la Avenida Fernández Ladreda, en las que no se ha tenido en cuenta la opinión de la mayor parte de los vecinos, comerciantes y empresarios de la zona. Tampoco se han parado a pensar en las molestias y trastornos que generan estos cambios”

Los populares añaden que: “El PP no se opone al cumplimiento de la Ley, sino a la forma que tiene el Gobierno Municipal Socialista junto con su socio de gobierno, el concejal de IU, Luis Peñalosa, de aplicarla.”

El Partido Popular concluye el comunicado remitido a los medios asegurando que: “Seguimos pensando que en Segovia hay problemas y asuntos mucho más prioritarios que el cambio de las calles y los segovianos no nos merecemos que por debilidad, falta de criterio y liderazgo para regir los destinos del Ayuntamiento por ese pacto de gobierno entre PSOE e IU, pierdan peso frente a un tema, como es el cambio del nombre de las calles, que ni se ha hecho bien, y que sólo va a traer quebraderos de cabeza a nuestros vecinos”

El cambio se producirá a pesar de la aparente falta de consenso en torno a la figura de Fernández Ladreda y a los trastornos que, según los comerciantes de la zona, van a sufrir los establecimientos con el cambio de la denominación.

El Ajetreado Pleno estuvo caracterizado por los enfrentamientos dialécticos del concejal no adscrito Javier Arranz y el de Izquierda Unida Luis Peñalosa con descalificaciones mutuas.

Foto: momento del Pleno celebrado hoy en el Ayuntamiento de Segovia