Los vecinos de Espirdo han visto como sus reivindicaciones relativas a la retirada de una antena de telefonía de las inmediaciones de las viviendas del pueblo eran, finalmente, escuchadas.  La empresa Vodafone ha decidido retirar la instalación que nunca llegó a estar operativa por la frontal oposición de buena parte de los vecinos del municipio que consideraban “peligrosa para la salud” la antena de telefonía.

Esta actuación de la operadora pone fin a una historia que se remonta a los primeros días del mes de junio cuando un grupo de vecinos del municipio decidieron intentar paralizar una instalación que entienden entraña riesgos más que serios para su salud y la de sus hijos. Después de algo más de un mes en el que se han sucedido las reuniones vecinales, con los dirigentes políticos de la localidad, recogidas de firmas e incluso denuncia ante la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia para denunciar las irregularidades que estaba cometiendo la empresa instaladora, la solución al conflicto parece alcanzarse con la retirada de la antena.