La 33ª Real Muestra de Teatro Especial que organiza la asociación “Taller Cultural” demostró, una vez más, que la fuerza de voluntad y tesón permite la eliminación de multitud de barreras.

En la última jornada, el pasado día 3 de junio, y en sesión matinal se representaron dos obras. Primeramente el Grupo de Títeres “San José” de Segovia ofreció la obra: “Flautín Lalá y los cuatro ladrones”, una adaptación realizada por el director del colectivo (Antonio Sanz Giraldo). Seguidamente subieron al escenario los miembros del Grupo “Colorines”. Este colectivo, dirigido por David San Juan, está integrado por personas con severas deficiencias. Esta circunstancia no fue óbice para que ofrecieran: “La orquesta feliz”

Ya en la tarde abrió el telón vespertino el Grupo “Las Cañadas” de Fuentepelayo. La obra: “La fotera minutera”, original de la directora del grupo (Teresa Polo) fue un compendio de lo que debe ser un montaje teatral infantil.

Después de cuatro días de teatro en los que habían pasado por el escenario doce grupos teatrales y cerca de trescientos actores y actrices, aún quedaban por actuar los componentes del Grupo: “Ntra. Sra. de la Esperanza” de Segovia con una versión particular del célebre cuento de “Aladino”.  La obra dirigida por Isa de Castro aglutinó todos los ingredientes escénicos en una mezcla de interpretaciones orales y gestuales de los actores y actrices con el fin de sacar sus máximas capacidades.

En la entrega de premios a todos los grupos participaron autoridades provinciales y locales, así como representantes de las instituciones públicas y privadas patrocinadores de la muestra. Cabe destacar la presencia de Francisco Encinas (Gerente de la Fundación Caja Cega), Ramón Sobremonte (Director General de Cajaviva), José Carlos Monsalve (Vicepresidente de la Diputación Provincial), Resu Pascual (Jefa de Programas Educativos de la Junta de Castilla y León), Daniel López (Alcalde de Fuentepelayo), Celia Trullols (Directora de la Fundación Nicomedes García), Inma Martín (Producciones Ansate) y Teresa Puente (Taller Cultural de Fuentepelayo). Acudieron a la cita los directores artísticos de los trece grupos participantes para recibir los trofeos conmemorativos.

Como colofón a una jornada intensa en emociones, los organizadores de la actividad ofrecieron un merecido, humilde y emotivo homenaje a Alfredo Matesanz, en señal de agradecimiento por el apoyo de difusión que ha dado a la Muestra Teatral a lo largo de su dilatada trayectoria. Juan Cruz Serrano, como presidente de la Fundación Caja Cega de Fuentepelayo entregó al homenajeado el “Gallo de Honor”, máxima condecoración que se otorga en la villa. Alfredo Matesanz recogió esta distinción haciéndola extensiva al resto de medios de comunicación.

Foto: momento de la intervención del Grupo “Nuestra Señora de la Esperanza”