El Real Ingenio de Segovia acapara el protagonismo de la “Pieza del mes” del museo de Segovia gracias a un modelo de caja de rodillos, realizado en madera, utilizado para la laminación uniforme de las tiras de metal procedentes de la fundición de los metales que, más tarde, se convertirían en piezas de la ceca segoviana.

El modelo, copia de algún nuevo mecanismo o pieza de ensamblaje que se utilizaba como ensayo de su construcción, en materiales más manejables, responde a una evolución del método utilizado por la Casa de la Moneda para alisar la lámina metálica fundida y conseguir un grosor similar en toda ella. La nueva creación se constituye de dos rodillos dispuestos en paralelo y que giraban en sentido contrario y situados dentro de una caja, todo ello realizado en madera, aunque en su versión definitiva serían construidos en acero. Esta pieza, que en el Museo de Segovia se va a situar en la sala destinada al “Renacimiento y el Barroco: Los Austrias”, se encontraba en la parte central del “ingenio” y recogía, a través de una ranura o boquilla situada en la parte superior de la caja, las láminas fundidas que pasaban entre los rodillos o “muñecas” para tallar o “acuñar” las monedas, alisar el metal o “matar el grano”.

Tanto en la base como en la tapa del modelo se observan cajeados en los que se introducen las piezas laterales. En total, cuatro piezas que se disponen dos a dos en cada lado y que terminan en un vástago roscado por cada lado para fijar la base con la tapa por medio de cuatro tuercas hexagonales. Dos de las piezas laterales tienen un taladro roscado con un tornillo que sirve para regular la separación de los rodillos y su paralelismo. Y es que si los rodillos no están perfectamente paralelos el riel sale curvado al aplastar más los cilindros en un lado estirando la lámina de forma desigual.

En la parte superior y los laterales se encuentran escritas las siglas “CMDSEG”, una inscripción que se interpreta como “Casa de la Moneda” y que esclarece la procedencia del modelo. Además, se cree que, posiblemente, la “caja de rodillos de ingenio de laminar”, que el Museo de Segovia presenta como pieza del mes de marzo, fue el último de los desarrollos de la ceca segoviana en la fase central del sistema de producción y se duda de si, finalmente, se llegara a fabricar en hierro y acero. La incertidumbre se basa en la modificación técnica que tuvo lugar en la Casa de la Moneda en 1772, cuando se modificó el sistema de acuñación y el rodillo fue sustituido por prensas de volante, aunque no el sistema de laminación previo, que se mantuvo hasta bien entrado el siglo XIX.

Por ello, para la situación del nacimiento del modelo de rodillo en el tiempo, se ha tomado como punto de partida la cita de la Comisión de Monumentos del 17 de noviembre de 1871 en la que se lee: “Igualmente hizo moción el Sr. Vicepresidente para que si la Comisión lo estimare es sirviera acordar la reclamación de ciertos objetos que existen en el edificio que fue Casa de Moneda, a fin de evitar que de realizarse la venta no se haga la salvedad que para estos casos está prevenida; y consisten en un modelo(maqueta) de la maquina hidráulica para el estiro del metal del tiempo de Felipe II,…”.Aunque de la “modernidad” del modelo han dejado pistas las tuercas hexagonales que tiene para su aprieto, un claro desarrollo de la estandarización en la Revolución Industrial.