La europarlamentaria socialista Iratxe García pidió hoy “seriedad” al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en la elaboración del marco financiero 2014-2020 de las políticas comunitarias, entre las que se encuentra la Política Agraria Común (PAC) que vio reducido su presupuesto en un 13 por ciento, y que pone freno al “crecimiento e inversión que en la Unión Europea necesitamos”.

Tras una reunión con las organizaciones profesionales agrarias (OPA) de Segovia y acompañada del secretario general de los socialistas segovianos, Juan Luis Gordo, García señaló que la delegación socialista española votará en contra de este acuerdo que, según consideró, está abocando a una situación de crisis de la que no se consigue salir. “Otra cosa es que el señor Cañete aparezca en España dando unas cifras que no se de dónde han salido haciéndonos creer que cuando la PAC se recorta un 13 por ciento, salimos ganando”, lamentó.

En este sentido la europarlamentaria miembro de la Comisión de Agricultura del Parlamento criticó que es la primera vez en la historia de la Unión Europea que contará con un presupuesto menor que otros periodos con un recorte cercano a los 100.000 millones de euros a nivel comunitario que implica, según sus palabras, una disminución en las políticas de investigación, innovación, empleo, cohesión y en la propia PAC.

García subrayó la necesidad de una política agraria fuerte presupuestariamente para hacer frente a los problemas de un medio rural “que está desapareciendo” y al mismo tiempo recordó las reformas llevadas a cabo a través de 400 enmiendas durante los tres años de proceso de negociación. Entre ellas, la europarlamentaria destacó las basadas en la seguridad alimentaria, las sostenibilidad medioambiental y social, que se votarán en la próxima sesión plenaria durante los días 12 y 13 de marzo.

Para la fecha, Iratxe García esperó que el ministro Miguel Arias Cañete sea capaz de conseguir mayorías en el Consejo “para defender lo que se ha conseguido en la Eurocámara”, respuesta a las solicitudes de las organizaciones agrarias, como añadió. En este sentido aseguró que el greening se flexibilizó en gran medida, incluyendo de forma automática las zonas de natura 2000 y el permiso a los Estado miembros de mantener hasta un 15 por ciento de pagos acoplados sin restricción de sectores. Además, añadió, “se tiene en cuenta a la ganadería sin tierra, que tanto preocupa a nuestro sector” y en cuanto a la aplicación de la tarifa plana por hectárea, “se permite una transición más suave, limitando las pérdidas de cada explotación”.

DEJA UNA RESPUESTA