Sencillez, cercanía, crudeza y esperanza, fueron los aspectos con los que Isidoro Macías, presentó, ante el auditorio del Salón de Actos del Colegio Claret, la realidad de la inmigración ilegal desde la óptica de quien lleva más de veinticinco años en dura lucha frente a ella, lo que le ha costado, incluso, algún encontronazo con las fuerzas de seguridad y pese a que, éstas mismas, han recurrido en muchos momentos a su generosidad en la atención de quienes, por causas diversas, cruzan desde el continente africano hasta nuestro país.

En el acto de inauguración del curso académico 2016/2017, El “Padre Pateras”, recordó que debe este sobrenombre al periodista Julio César Iglesias y que así es conocido por todo el mundo que le visita en su casa de Algeciras y al que han acudido, desde hace años, miles de necesitados.

La dureza de las imágenes con las que presentó su charla, en las que se mostraban los cadáveres, diseminados por la playa, de quienes no habían conseguido llegar con vida al continente europeo, sirvió de aldabonazo a los jóvenes aspirantes a bachilleres del centro educativo que siguieron con gran interés el relato de una persona muy cercana que, no obstante, supo, también, sacar una sonrisa cuando hablaba de sus encuentros con personalidades como, en la actualidad, el Rey Emérito, Juan Carlos de Borbón o con su sucesor Felipe VI. En este sentido fue especialmente cariñoso en el recuerdo de las anécdotas con la fallecida, hace unos años, Duquesa de Alba con quien mantuvo una excelente relación.

Este “analfabeto” andaluz, como él mismo se califica, no ha tenido siempre la comprensión de parte del ámbito religioso, por los medios y decisiones que él ha utilizado para sacar adelante sus objetivos y reconoce, este Hermano franciscano de la Cruz Blanca, que los medios de comunicación le han sido muy útiles a la hora de dar visibilidad al problema de la inmigración ilegal y de las necesidades de estas personas.

El “Padre Pateras”, invitó a estos jóvenes a pasar una temporada en su casa de Algeciras para formar parte del voluntariado que trabaja con él y ser testigos, de primera mano, de una realidad que, en ocasiones, nos parece muy lejana. También, les animó a que reiteraran la colaboración, que el alumnado de este centro realiza, de forma puntual, con la residencia de los Hermanos de la Cruz Blanca ya que, esas acciones, son muy agradecidas, por todos los que componen este centro.

La charla concluyó dirigiéndose a estos alumnos claretianos con una referencia atribuida a San Juan de la Cruz, supuestamente, dirigida a Santa Teresa que dice: “Seamos tú y yo buenos y habrá dos pillos menos”.

Foto: El ‘Padre pateras’ durante el acto de inicio del curso escolar en el Claret