El Patio de Columnas de la Diputación acoge hasta el martes 12 de mayo una exposición de aguafuertes sobre el esgrafiado segoviano realizados por el ingeniero Justino Santos. La muestra “Encajes de cal y arena. Grabados de Justino Santos”, organizada por el Instituto de la Cultura Tradicional `Manuel González Herrero´, persigue concienciar a los segovianos sobre la importancia que ese elemento decorativo tiene en el patrimonio provincial.

Residente buena parte de su vida en el País Vasco, Justino Santos, ingeniero jubilado, ha vuelto a su Navas de Oro natal, donde viene trabajando en estas placas metálicas que expone. Se trata de 36 unidades en las que recoge un motivo de esgrafiado, y la estampa del edificio en el que uno puede encontrárselo. Están realizadas con diversas variantes del aguafuerte, del aguatinta, de la xilografía y del fotograbado, a través de las cuales el artista hace un recorrido por hitos históricos de este revestimiento mural, seña de identidad de la arquitectura segoviana.

El proyecto llevaba en la mente de Justino Santos desde hacía veinte años, cuando, haciendo de anfitrión y guía para un grupo de montaña de Guecho (Vizcaya) por Segovia, la curiosidad y admiración de sus integrantes hacia las fachadas de la ciudad, acabó por convertir al esgrafiado en el protagonista de aquella visita: “Los detalles y comentarios de aquel día quedaron grabados en mi subconsciente y sin duda sirvieron para que, andando el tiempo y reflexionando sobre las posibilidades de la técnica del grabado calcográfico, asociara esta técnica a la del esgrafiado y me planteara llevar a cabo lo que ahora muestro en esta exposición”.

Pueden contemplarse en la exposición las diferentes vertientes del esgrafiado medieval en señeros edificios como el Torreón de Lozoya, el Castillo de Coca, la Torre de Árias Dávila, la Casa de los Peces o el interior de la Iglesia de la Vera Cruz. Al periodo renacentista corresponden las piezas dedicadas a las galerías del Torreón de Lozoya y al Arco de la Canonjía, en tanto que del periodo barroco se muestran realizaciones tan interesantes como la dedicada a una fachada de la localidad de Sangarcía. Por último, a tiempos recientes corresponden la mayor parte del resto de estampas, algunas de gran singularidad como el reloj de sol que diseñara el arquitecto José Miguel Merino de Cáceres en 1967.

La exposición se podrá visitar de lunes a viernes los días laborables, entre las nueve y las dos de de la tarde, y las cinco y las ocho de la tarde; y los sábados de doce del mediodía a dos de la tarde y de seis a nueve de la noche.

Foto: uno de los esgrafiados expuestos en el Patio de Columnas de la Diputación